Skip to main content

El cambio climático, el avance de la pobreza y las desigualdades sociales imponen retos para el modelo de desarrollo y la sostenibilidad empresarial. De ahí la importancia de que los empresarios incluyan en sus agendas de negocio estrategias que generen impactos positivos en los temas sociales y ambientales.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de los Negocios. Es responsabilidad de los clientes y los Negocios el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.


Contenido del artículo

- La incidencia de la pandemia en la economía latinoamericana
- Importancia y aportes de la sostenibilidad empresarial
- 10 acciones clave para la sostenibilidad empresarial
- ¿En qué cambia la pandemia la sostenibilidad medioambiental?
- (Infografía) Sociedades BIC, empresas que crean valor económico, social y ambiental


La incidencia de la pandemia en la economía latinoamericana

La pandemia llegó a América Latina en momentos de un descontento social generalizado, altos niveles de endeudamiento de los países y sistemas de salud ineficientes. Además, alertó sobre otros riesgos que corre la sociedad como consecuencia de modelos económicos poco sostenibles.

En ese sentido CECODES (Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible), capítulo colombiano del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), dice que el sector privado debe ver oportunidades en la coyuntura actual, a pesar de la incertidumbre, y que las empresas deben encaminarse hacia la sostenibilidad como un asunto estratégico que las ayude a reorientar su negocio y lograr una visión a largo plazo.

Las estrategias en torno a ella deben partir desde la alta dirección de las compañías, enfatiza Sergio Rengifo, director ejecutivo de la entidad.

 

Comillas

“Hay que desaprender la forma de hacer negocios con base en esta nueva realidad para así contribuir a problemas globales con soluciones locales y satisfacer las necesidades actuales sin comprometer a las nuevas generaciones. Nuestra hoja de ruta son los Objetivos de Desarrollo Sostenible”,

Sergio Rengifo, director ejecutivo de CECODES.

 

Se trata de lograr una viabilidad financiera, pero identificando riesgos económicos, sociales o ambientales, enfatiza el directivo de la entidad. CECODES acompaña a las pymes con su programa de negocios competitivos y de acompañamiento a proveedores para que desarrollen la cultura de la sostenibilidad y reporten impactos.

Importancia y aportes de la sostenibilidad empresarial

En primer lugar, no se puede perder de vista que las medidas adoptadas por los gobiernos para prevenir el contagio han generado el cierre de millones de empresas, la reducción de salarios, la pérdida de los ingresos y el aumento del desempleo. El crecimiento económico está en vilo.

Adicionalmente, afirma CECODES, “un interés excesivo en la maximización del valor económico a corto plazo y la acumulación exagerada de deuda empresarial causada por el mantenimiento de tipos de interés bajos han dejado a muchas empresas en una mala posición para hacer frente a una crisis económica como la provocada por el COVID-19”.

En ese contexto, los países o mercados enfrentan desafíos como generar paquetes de recuperación económica que beneficien a las pymes, aumentar la inversión pública para promover la generación de empleo e incluir sus repercusiones sociales y medioambientales en sus valoraciones financieras.

Sostenibilidad empresarial

De acuerdo con el informe “Repercusiones de la COVID-19 en la próxima década – Comunicado sobre visión 2050”, de CECODES, las empresas deben:

10 acciones clave para la sostenibilidad empresarial

  • Acelerar la expansión de su programa de sostenibilidad empresarial a partir de “las tres R (3R)”. Estas son responsabilidad (marco de referencia de la sostenibilidad creado antes de la crisis), resiliencia (tanto en las empresas como en sus cadenas de suministro en la poscrisis) y regeneración (clave para lograr resiliencia en un mundo interconectado).
  • Hacer énfasis en la resiliencia con el objetivo de prepararse mejor para la próxima crisis, lo que significa lograr un mayor equilibrio entre eficiencia y resiliencia en todos los aspectos del negocio.
  • Migrar del modelo de compra y producción “just-in-time” (justo a tiempo) al sistema “just-in-case” (existencias de reserva).
  • Tener una diversidad tanto de proveedores como de clientes.
  • Formular o reformular modelos de negocio que se ajusten a una era de reducción de la presencia física y la digitalización.
  • Mantener reservas de efectivo más elevadas. No esperar a que los Gobiernos suplan su falta de preparación.
  • Si cotizan en la Bolsa de Valores, analizar con detenimiento temas como recompra de acciones y reparto de dividendos.
  • Colaborar con el sector financiero y el gobierno para generar resiliencia sistémica y consolidar información sobre temas como los ambientales con el fin de que se puedan valorar mejor los riesgos de cada mercado y conducir los flujos de capital hacia los que sean más sostenibles.
  • Tener presente que la recuperación económica dependerá de la demanda, cuyo gasto seguramente se reducirá en los próximos años.
  • Promover un nuevo contrato social entre todos los actores que hacen parte de la organización que incluye tres instancias: un gobierno empresarial que vela por los intereses de todas las partes, una regulación que favorezca a todos y no solo a los accionistas, y unos salarios e incentivos que también beneficien a todos en la empresa e, incluso, a su entorno.

 

¿En qué cambia la pandemia la sostenibilidad medioambiental?

El mundo se enfrenta hoy a cuestiones medioambientales que, entre otras, podrían ser las responsables de la actual pandemia. De hecho, dice CECODES, “el riesgo de pandemias y epidemias zoonóticas está aumentando a consecuencia de la deforestación, el cambio climático, la urbanización y la interconexión mundial”.

Paradójicamente, en la actualidad se registra un aire más limpio como consecuencia de las medidas de aislamiento y un ritmo de urbanización que podría disminuir en vista de que las aglomeraciones de las ciudades cada vez las hacen menos atractivas para vivir o trabajar ahí.

Lo anterior impulsa la transición energética mundial, en detrimento de la demanda de combustibles fósiles, e impone retos extra a los negocios. Estos deben lograr un balance entre la digitalización y la emisión de gases que genera, por ejemplo, o fijarse metas en términos de clima y biodiversidad basados en análisis de data y colaborar con sus stakeholders para alcanzarlas.

 

Tal vez te interese leer:
Gestionar una empresa en tiempos de pandemia

Sociedades BIC: el camino para ser una empresa sostenible

 

Sociedades BIC, un modelo que crea valor económico, social y ambiental

En Colombia existen las Sociedades Comerciales de Beneficio e Interés Colectivo (BIC). Se trata de un modelo reconocido por el Estado que propone combinar las ventajas de su actividad comercial y económica con acciones concretas para propender por el bienestar de sus trabajadores, aportar a la equidad social del país y contribuir a la protección del medio ambiente. Esta iniciativa es liderada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras).

Retos de los emprendedores

 

¿Te gustaría obtener más información sobre las sociedades BIC?

Ingresa aquí 

 

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos
${loading}