Skip to main content

Es un hecho que a las mujeres les cuesta más trabajo levantar recursos para apalancar el crecimiento de sus emprendimientos. ¿Qué se requiere para superar las barreras que limitan su acceso a financiación? En esta nota te contamos cuáles son esos desafíos y la ruta para llegar hasta el inversionista ideal.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de los Negocios. Es responsabilidad de los clientes y los Negocios el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.


Contenido del artículo

- ¿Qué impide a los emprendimientos femeninos lograr financiación?
- Ruta para llegar al inversionista ideal
- Claves para superar estereotipos y acceder a inversionistas
- Radiografía del emprendimiento femenino colombiano
- Líneas de apoyo a mujeres
- LiSim: visión para los negocios y las inversiones


¿Qué impide a los emprendimientos femeninos lograr financiación?

“Tradicionalmente, los hombres han sido más propensos a emprender, aunque es creciente el número de países que promueven el emprendimiento femenino” - Global Entrepreneurship Monitor 2019/2020 (GEM)

Lo mismo sucede con las inversiones en estos negocios. Las entidades que otorgan capital a las nuevas empresas están compuestas en su mayoría por personas del género masculino, así como en el caso de los inversionistas individuales. Según el GEM, en la mayoría de los casos, las personas invierten en negocios de un familiar cercano, amigo o vecino.

Los emprendimientos netamente femeninos o los que cuentan con mujeres en cargos directivos tienen potencial para recibir una financiación que apalanque su crecimiento, pero existen barreras que dificultan esta tarea. Con el apoyo de Luz Marina Ferro, profesora asociada del área de estrategia y emprendimiento de la Universidad de los Andes; Patricia Sáenz, managing partner y fundadora de Ewa Capital, y Lilian Simbaqueba, empresaria e inversionista, hemos enumerado algunas de esas limitantes, que surgen del contexto en el que se desenvuelven las emprendedoras y de su comportamiento o creencias.

  • Estereotipos de género: creencia errada con respecto a que estos negocios, solo por ser liderados por mujeres, pueden ser menos rentables que otros.
  • Motivaciones: algunas mujeres emprenden para lograr un balance entre trabajo y familia, pero en la práctica sus empresas les demandan más tiempo y trabajo.
  • Aversión al riesgo: apreciación con respecto a que las mujeres no visualizan el crecimiento de sus negocios o de que estos son menos sostenibles. 
  • Procesos de autoexclusión: al sentir que sus solicitudes de búsqueda de inversión son rechazadas o que los procesos son tortuosos, las mujeres evitan buscar estas instituciones o prefieren acudir a la familia cercana para financiarse.
  • Sesgo cultural: en ocasiones si una mujer y un hombre se enfrentan en un pitch, los inversionistas tienden a inclinarse por él.
  • Trabajo vs. Familia: suele pensarse que una mujer pondrá a su familia por encima de su trabajo cuando, en realidad, una cosa no excluye a la otra cuando el trabajo de la mujer es igualmente relevante que el del hombre en el hogar.

 

Ruta para llegar al inversionista ideal

Teniendo en cuenta las barreras y oportunidades que existen para los emprendimientos femeninos interesados en buscar inversionistas que apalanquen su crecimiento, Patricia Sáenz, managing partner y fundadora de Ewa Capital, aconseja:

Consejo inversionistas para emprendimiento femenino

Claves para superar estereotipos y acceder a inversionistas

En ese sentido, las expertas plantean la necesidad de que las mujeres fortalezcan sus habilidades blandas para que busquen financiación sin miedo al rechazo y no desistan ante las respuestas negativas que cualquier inversionista puede obtener a lo largo de este proceso.

Se debe tener en cuenta, afirma Luz Marina Ferro, que en el contexto internacional del Venture capital y los ángeles inversionistas se está más dispuesto a financiar emprendimientos híbridos porque se considera que son creativos y responden acertadamente a los retos empresariales.

Ewa Capital, en ese sentido, le apuesta a la auditoría de género. Es decir que no moviliza recursos solo hacia emprendimientos netamente femeninos, sino que cree en el balance de género dentro de las organizaciones. Las empresas en las que invierte deben tener participación femenina en el nivel directivo. Así, dice su fundadora, “se obtienen mejores retornos porque el 70 % de las compras las hacen las mujeres. Si ellas están en cargos directivos, saben cómo hablarle a esa audiencia”.  

Igualmente, es clave que las mujeres se arriesguen a saltar al ruedo con la confianza de que pueden obtener la financiación, si antes se han preparado para eso, y que sigan adelante aunque encuentren respuestas negativas.

La empresaria Lilian Simbaqueba, adicionalmente, está de acuerdo con que en ciertas instancias de la empresa y del ecosistema se exija la participación de mujeres y en que estas asuman que deben prepararse mejor para instancias como los pitch, pues en ocasiones se observa que sus intervenciones son poco estructuradas o carecen de información financiera, que es lo que finalmente los inversionistas quieren saber sobre un negocio en el que colocarán su dinero.
 

Tal vez te interese:
[Video] Claves para ser un emprendedor exitoso

5 cosas que buscan los inversionistas para apoyar ideas de negocios

 

Radiografía del emprendimiento femenino colombiano

Los emprendimientos femeninos cada vez toman más fuerza en el ecosistema empresarial. ¿Cómo son y por qué emprenden las mujeres colombianas?

Algunos definiciones de emprendimientos femeninos:

  1. El International Finance Corporation, perteneciente al World Bank, define como emprendimiento femenino a un negocio en el que al menos el 50 % del capital social está en cabeza de las mujeres o el 20 % está en cabeza de ellas y hay una mujer en un cargo de poder.
  2. El BID Invest, organismo que forma parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), considera que un emprendimiento es femenino si al menos una dueña y/o alta directiva es mujer.
  3. Según el SENA Emprende Rural, un emprendimiento es femenino cuando el 100 % del capital social está en cabeza de una mujer.

 

emprendimiento femenino en Colombia

Comillas

“Si bien hay emprendimientos empujados por necesidades, cada vez encontramos más emprendimientos femeninos innovadores”,

afirma Luz Marina Ferro, profesora asociada del área de estrategia y emprendimiento de la Universidad de los Andes.
 

Líneas de apoyo a mujeres

Creemos que en los negocios como en la vida, todas merecen las mismas oportunidades. Estas son las líneas de financiación que, sumadas a otras iniciativas, hacen parte de nuestro compromiso por promover la equidad de género y el empoderamiento femenino, buscando que cada vez más mujeres tengan la oportunidad de crear, logrando juntos la transformación hacia un mundo mejor.

  • Microcrédito para todas, una línea para las mujeres que buscan que sus negocios crezcan. Puede usarse para capital de trabajo, que incluye pago de nómina, pago de proveedores, adquisición de insumos, renovación de inventarios y compra de materias primas, a un plazo entre 24 y 36 meses.
  • Agro para todas, creada para mujeres con negocio o actividad económica en el agro, donde además de la financiación, se ofrecen cursos virtuales sobre emprendimiento, innovación, marketing, ventas a distancia, entre otros. Además, el plazo y la amortización del crédito se ajustan según el ciclo productivo de los negocios.
  • Línea sostenible para todas, con el objetivo de apalancar proyectos personales y empresariales de las mujeres que hagan un aporte a la sostenibilidad en temas como:  eficiencia energética, energías renovables, producción más limpia, movilidad y agro sostenible.
  • Línea emprende e innova, en alianza con iNNpulsa y Bancoldex buscamos apalancar a emprendimientos liderados por mujeres en etapa temprana, es decir con mínimo seis y máximo noventa y seis meses de facturación, con necesidades de aceleración y/o expansión de sus operaciones.

 

 

¿Te gustaría saber más sobre la Línea de Microcrédito para Todas?
Llama al #263 opción 0

 

El propósito de los emprendimientos femeninos

Un común denominador entre las emprendedoras es que tienen el propósito de generar una retribución a la sociedad. Buscan crear cadenas virtuosas con otras emprendedoras o facilitar emprendimientos de subsistencia que puedan ir más lejos al crear condiciones favorables para que las mujeres vulnerables puedan insertarse en cadenas productivas, afirma Ferro.

Los motivos

Para las emprendedoras sus valores orientan su trabajo y les permiten soñar con emprendimientos y modelos de negocios que luego desarrollan. Tienen en cuenta lo que representan para una comunidad. Generalmente, la sociedad solo ve la punta del iceberg de estos emprendimientos, pero no el impacto social que generan.

Estilo de liderazgo

Cambia a medida que ganan legitimidad, dice Ferro. Entonces, empiezan a ser más empáticas, empoderar a sus trabajadores y acompañarlos en sus desafíos de carrera. Se hacen conscientes de que deben mostrar resultados.

LiSim: visión para los negocios y las inversiones

Lilian Simbaqueba soñó con ser empresaria desde que era niña. Por eso, tras estudiar en Alemania volvió a Colombia donde cursó un MBA en la Universidad de los Andes y fundó su propia compañía, LiSim, con la ayuda económica de su padre.

Lilian Simbaqueba

Este emprendimiento se especializaba en aprovechar las bondades de la analítica y los datos, temas de los que no se conocía mucho en los años 90, con el fin de ayudar a las empresas a tomar mejores decisiones con respecto a productos de microfinanzas. Fue tan exitoso, que empezó a exportar este servicio a más de 30 países.

“Uno va aprendiendo por el camino cómo se organiza una empresa -dice su fundadora. En 2008 participamos en una convocatoria de Endeavor, que fue una gran bendición porque al ser expertos en emprendimiento nos ayudaron a iniciar nuestro camino de crecimiento”.

Ese proceso también fue la oportunidad para que descubrieran que, en esa instancia, requerían de inversión para apalancar su desarrollo. Le hicieron ofertas, pero decidió no vender a alguien solo porque se lo propusieran. Así se acercaron a una banca de inversión.

Finalmente, tras rechazar una interesante oferta, LiSim fue vendida y Lilian se dedicó a apoyar emprendimientos como inversionista y a participar en juntas directivas. Sin embargo, a principios de 2020 decidió recomprar la compañía para salvarla de la liquidación y aprovechar su potencial.

 

Los emprendimientos femeninos tienen un común denominador y es su propósito de generar una retribución a la sociedad. Y aunque estos emprendimientos tienen potencial para recibir una financiación que apalanque su crecimiento, aún existen barreras de género que dificultan esta tarea por lo que es fundamental superar estereotipos y acceder a inversionistas.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos

¿Aun tienes dudas?

Prefieres que te
llamemos

Cuando quieras

Llámenos a
nuestra línea

018000 91 0090

Chat en
línea

Escríbenos

Puntos de
atención

Visítanos

${loading}