Skip to main content

La cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno Nacional para enfrentar la pandemia resguarda la salud, pero dejó sin defensas a muchos negocios. Ante el panorama, muchos de ellos han buscado opciones para mantener en marcha sus empresas y salvaguardar los empleos. ¿Cómo tomaron la decisión? ¿Qué retos superaron? ¿Los cambios son una nueva opción para el futuro? Tres empresas nos cuentan su experiencia.

En muchas ocasiones, la rentabilidad se asocia con los buenos resultados de las ventas o con los datos que arroja el P&G, pero es necesario ampliar esta visión. Para planear la rentabilidad de los negocios, se debe poder comparar el resultado de la operación de un año con el nivel de inversión que se hizo.


Contenido del artículo

- Gel antibacterial: una solución para salvar los empleos y la empresa
- Batas quirúrgicas y tapabocas, una nueva línea de negocio
- Domicilios para mantener vivo el restaurante


Gel antibacterial: una solución para salvar los empleos y la empresa

A Carlos Andrés Gómez, CEO del Grupo Eurobelleza, su hija le avisó desde Miami que esto del virus iba a llegar a Colombia, que se prepararan. A principios de marzo, comenzaron a pensar en el asunto, sin mucho impulso, pero dos días después, es decir, el viernes 6 de marzo, se anunció el primer caso en nuestro país.

Nos pasó lo que suele pasar: uno no cree que le va a llegar, hasta que lo ve. Ese mismo día tomamos la decisión de producir gel antibacterial porque iba a escasear y buscamos la fórmula”, cuenta Gómez.

Esto era totalmente nuevo para esta empresa caleña que fabrica productos cosméticos para el pelo como champú y tratamientos bajo la marca Leche Pal Pelo.

Según el CEO de Eurobelleza “reaccionamos a tiempo. El lunes compramos las materias primas y el martes ya no se conseguía alcohol; alcanzamos”.

 

Tal vez te pueda interesar:
[Video] Claves para generar ideas innovadoras que se conviertan en negocios exitosos

 

Mientras que las ventas de sus productos tradicionales se frenaron completamente, las de gel arrancaron con los hospitales como primeros clientes objetivo. Así pasaron de producir entre 30.000 y 40.000 litros mensuales de champús y tratamientos, a envasar entre 20.000 y 30.000 litros de gel antibacterial.

La rentabilidad es ajustada porque tuvimos que comprar materia prima de contado y cierta maquinaria, pero logramos conservar los 60 empleos. Incluso, las personas de mercadeo y comercial, que no pueden salir a la calle a vender, están ayudando con el etiquetado”, agrega Carlos Gómez.

La forma de producir también tuvo ajustes, porque el manejo de alcohol exige el cumplimiento de ciertas normas. Además, tuvieron que comprar equipos de protección para los empleados de la planta.

Según Carlos Gómez, CEO de Eurobelleza, esta situación de la pandemia lo obligó a seguir su instinto y arriesgarse para salvar los empleos y la empresa.

De lo que está seguro, es que Eurobelleza encontró una nueva línea de negocio. “De aquí en adelante la gente se va a cuidar mucho, esto va a cambiar el tema del aseo y el cuidado personal y hay una oportunidad con el gel antibacterial”.

Batas quirúrgicas y tapabocas, una nueva línea de negocio

Cuando llegó la cuarentena teníamos dos opciones: ser espectadores o ser parte de la historia. Ser parte del problema o ser parte de la solución”. Partiendo de estas premisas y con un entusiasmo contagioso, Lina Bustamante, gerente de Creytex, convenció a directivos y empleados de esta empresa familiar fundada hace 49 años, de volcar la producción de prendas de vestir hacia el sector hospitalario.

Dos días se demoraron en contactar a un grupo de médicos de un hospital de Medellín, entender sus necesidades, estudiar las muestras que les prestaron, buscar las telas antifluidos en sus bodegas, desarrollar la moldería y los prototipos para que los médicos los testearan y aprobaran, y comenzar a producir.

Los 300 empleados de la planta, por estos días ya no sacan 300.000 unidades mensuales de ropa casual y de bebé, sino 30.000 prendas diarias (según las necesidades) que van para hospitales y clínicas.

Ellos, que llevan años haciendo desde la tela hasta la decoración de las prendas para los dos modelos de negocio que tienen –paquete completo para marcas en Estados Unidos y marcas propias que venden en Colombia y Suramérica– ahora hacen tapabocas, batas quirúrgicas y escafandras.

Según la gerente de Creytex, “nosotros quisimos ayudar brindándoles protección a estos héroes que nos están cuidando y a la vez recibimos un regalo: garantizar la continuidad del negocio y de la nómina”.

En estas carreras no hay mucho tiempo para hacer un plan de negocios. Se centraron en el inventario disponible en sus bodegas para no invertir mucho flujo de caja. “La idea es tener un negocio que nos dé para cubrir los gastos fijos en estos momentos y vender a un precio competitivo. Ya nos está haciendo falta elástico y las empresas están cerradas para conseguirlo, pero yo les digo a los proveedores que esto es una cadena y que todos podemos ayudar”.

También hicieron algunos ajustes en la planta: desinfectarla cada dos horas, los operarios deben lavarse las manos cada dos horas y coser con tapabocas, hacer guías especiales para cada uno de los tres productos y así cumplir con los requerimientos básicos para la salud de ellos y de los médicos que van a usar sus prendas.

Para Lina Bustamante, gerente de Creyex, este tipo de situaciones traen nuevas oportunidades; hay que investigar y entender las necesidades del mercado.

Domicilios para mantener vivo el restaurante

Por primera vez en 56 años el restaurante bogotano Casa Vieja entregó domicilios. La crisis generada por la pandemia los impulsó a tomar la decisión.

Por estos días y por primera vez en 56 años, el tradicional restaurante bogotano Casa Vieja entregó sus platos de comida típica colombiana a domicilio. Era una asignatura pendiente, que venían estudiando hace rato, y que la cuarentena por la pandemia, aceleró la toma de la decisión.

No lo habíamos hecho antes porque era difícil preservar la calidad del producto, sobre todo del ajiaco. También por temas ambientales, de tener que usar varios envases para un solo plato. Por ejemplo, empacar un sancocho implica varias vasijas que serían de plástico o Icopor”, explica Nathalie Jaramillo, gerente de Casa Vieja.

Como los ajustes se venían haciendo, solo fue acelerar el proceso. Le encontraron la vuelta al ajiaco, a la cazuela de fríjoles y al plato de ropa vieja. Se dieron cuenta que las empanadas, chorizos y las bolitas de maduro las pueden vender congeladas para preparar en casa en bandejas de 4, 6 y 8 unidades, y eligieron algunos postres para ofrecer. Así, de una carta de 30 opciones, ahora pueden despachar 15.

Lo de los congelados no lo habíamos considerado y es muy fácil porque los producimos para entregarlos a los tres restaurantes. Ahora nuestros clientes los pueden disfrutar en su casa en el momento que quieran”, cuenta Jaramillo.

 

¡Ofrece a los clientes diferentes formas de pago sin salir de casa! Conoce las alternativas
para que recibas el dinero de tus ventas por internet: 
Wompi, Código QR y Botón Bancolombia.

 

Mientras llegan a un acuerdo con las plataformas de entregas a domicilio, algunos de sus empleados se encargan de hacer las entregas y otros preparan los alimentos.

Jaramillo, además, cuenta que “tenemos varios empleados que llevan mucho tiempo con nosotros, que se pensionaron, pero seguían trabajando. Ellos decidieron renunciar y darles la oportunidad a otros compañeros de tener un sustento para sus casas. Esto ha sido una cadena de favores”.

La parte más difícil ha sido encontrar los empaques, uno, porque la mayoría de proveedores están cerrados, y dos, porque no hay muchas opciones que no sean tan contaminantes como el plástico o el poliestireno expandido (Icopor).

Y la forma de pago la solucionaron con el sistema de transferencias. “La mayoría tiene Bancolombia, entonces es muy fácil y nos llega directo a la cuenta. Y así tampoco tocamos los billetes como medida de prevención en estos momentos”.

De acuerdo con Nathalie Jaramillo, gerente del restaurante Casa Vieja, la mejor recomendación ante esta adversidad es tomar las cosas con calma y aprovechar las oportunidades que genera el cambio.

Cuando una empresa experimentará cambios se hacen estudios previos e investigaciones para entender la viabilidad. Sin embargo, ante situaciones inesperadas como la pandemia, es necesario reacciónar rápidamente y confiar también en el instinto. Esa tal vez, es una de las mayores enseñanzas que les ha dejado esta situación a nuestros tres empresarios invitados.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos
${loading}