Skip to main content

Con paso lento, pero seguro. Así se viene recuperando la economía colombiana, cuyo crecimiento ha sido moderado, pero constante. Se prevé que en 2019 esta tendencia continúe, jalonada por el buen comportamiento de sectores como la agricultura, la construcción y la minería.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

¿Cómo va la economía colombiana?

Entre enero y septiembre de 2018, la economía colombiana ha mostrado signos evidentes de recuperación, que se ven reflejados tanto en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) como en los demás indicadores que miden la actividad productiva.

Sin embargo, ese crecimiento a buen ritmo que se apreció en los primeros meses se fue volviendo más pausado a partir de mitad de año. “Se ha llegado a un valle de crecimiento alrededor del 2,8%”, explica Juan Pablo Espinosa, gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia.

De acuerdo con Espinosa, aunque esta cifra no genera demasiado entusiasmo, sí debe ser visto con optimismo que para 2019 se prevea una estructura de crecimiento más equilibrada. Es decir, que la mayoría de los sectores y actividades económicas aportarán al crecimiento del PIB. “Esto favorecerá otros aspectos de la economía, como el mercado laboral, ya que al crecer los sectores demandarán más mano de obra, lo que redundará en personas con más ingresos que van a tener una mayor capacidad de compra. Esto incrementará el consumo, que es el gran motor de crecimiento de la economía desde el lado de la demanda”, afirma.

Variables que pueden afectar el desempeño de la economía

En el ámbito local, se deben tener en cuenta los compromisos que el gobierno actual asumió en materia de déficit fiscal para los próximos años y que requieren la adopción de reformas, como la Ley de Financiamiento que se empezará a discutir en el Congreso y que contempla puntos clave como:

  • Reformular los gastos administrativos del Estado.
  • Reformar aspectos tributarios y de ingresos.
  • Luchar contra la evasión.
  • Darle un vuelco a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

 

Y a nivel global los riesgos se han venido intensificando, primero por las medidas comerciales que el Gobierno de EE.UU. ha tomado y que han llevado, por ejemplo, a que cerca del 50% de las importaciones provenientes de China estén sujetas a arancel. Y segundo, la economía de este país norteamericano se está acercando a lo que se podría llamar un recalentamiento, porque viene con una dinámica muy fuerte y con unos estímulos muy altos, que podrían generar efectos colaterales negativos, sobre todo en el tema de inflación.

“Por eso la Reserva Federal (FED, por su sigla en inglés) ha venido subiendo sus tasas de interés de manera consecutiva durante los dos primeros trimestres de este año, medida que seguramente seguirán tomando en la segunda parte de 2018 y también en 2019. Lo que nos dice la historia es que cuando suben las tasas en EE.UU., nuestros países sufren de diversa manera”, explica Espinosa.

De acuerdo con el Gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia, precisamente esto es lo que está pasando en Argentina y Turquía con un cambio de tendencia: después de varios años de amplia liquidez global y que los países en desarrollo adquirieron recursos baratos y abundantes, ahora el volumen de recursos disminuye, los inversionistas se vuelven mucho más cautelosos y la cuerda se termina rompiendo por el lado más débil.

“Nosotros hemos hecho análisis detallados sobre la situación de Colombia y definitivamente no tenemos una vulnerabilidad ni medianamente comparada a la de esos países. De todas maneras, lo que pasa en el resto del mundo sí nos afecta y para el próximo año hay dos tendencias que son muy importantes: la primera es que la volatilidad y la incertidumbre que hemos vivido en la tasa de cambio y en los mercados financieros en las últimas semanas va a continuar, va a ser una constante a lo largo del próximo año y, segundo, es la necesidad de cumplir con las metas de déficit fiscal que el país se ha impuesto”, dice Espinosa.

Proyecciones económicas para 2019

De acuerdo con el Grupo de Investigaciones Económicas de Bancolombia, estas son las proyecciones para los principales sectores e indicadores de la economía colombiana:

Desempeño sectorial

Agricultura

Agricultura

Este sector ya ha venido mostrando signos de recuperación gracias al incremento de la demanda interna. También se espera que las exportaciones le den un ‘empujón’ extra, sobre todo si se tiene en cuenta que es muy factible que la tasa de cambio se mantenga en niveles relativamente altos, es decir, sobre un promedio de $3.000 pesos, lo que favorecerá las ventas externas.

Sin embargo, advierte Espinosa que, “el panorama del sector agro no está exento de riesgos, que deben ser tenidos en cuenta en el futuro: por un lado, está el tema de la caída de los precios del café (que es algo completamente exógeno, pero que afecta a los caficultores y que puede seguir teniendo una incidencia negativa en términos de producción). Y por otra parte, se encuentra el Fenómeno del Niño, que según los expertos se podría presentar a finales de este año y principios de 2019 y tendría impacto en algunos productos agrícolas”.

 

Minero energético

Minero energético

En los últimos meses, la recuperación de los precios internacionales del petróleo ha empezado a incidir positivamente en la economía colombiana y se prevé que la tendencia se mantenga durante 2019. Bancolombia también espera un mejor panorama para los productos provenientes de la minería, debido al buen precio que están experimentando las materias primas en los mercados internacionales.

Construcción

Construcción

Este es uno de los sectores clave de la economía colombiana, por el volumen de mano de obra (calificada y no calificada) que emplea. No obstante, está pasando por una coyuntura compleja y ha presentado crecimientos negativos, tendencia que podría revertirse a partir de 2019, ya que esta actividad suele reaccionar de manera positiva, pero lentamente, al buen comportamiento de la economía.

“Por sus propias características, el sector de la construcción tarda tiempo en recuperarse, ya que pueden pasar por lo menos dos años entre la intención de compra de un hogar y la fase de ejecución de un proyecto. Por eso esperamos que, en 2019 empiece a mostrar buenos resultados, ya que esta actividad moviliza mano de obra y dinamiza otros sectores, como materiales de construcción y servicios (carpintería, plomería, electricidad, entre otros)”, señala el Gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia.

Workplace Facebook: herramienta colaborativa para las empresas

Contratación pública

El próximo año será el último de las administraciones locales (alcaldías y gobernaciones) y hay que tener en cuenta que históricamente el grueso de la inversión pública, entre un 50% y un 60%, corre a cargo de los municipios.

El ciclo que tienen los gobiernos locales es de cuatro años, y generalmente los dos primeros son de llegada del equipo y de estructuración de todo lo que se va a hacer, en tanto que los dos últimos son de ejecución de gasto. Precisamente eso es lo que va a ocurrir el próximo año y Bancolombia prevé que eso va a compensar un poco la menor dinámica de gasto en el ámbito nacional, que se da por el cambio de gobierno.

Principales indicadores de la economía colombiana

  • PIB
    El desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) durante los primeros nueve meses del año demuestra que la economía colombiana se ha venido recuperando, luego de un 2017 de pobres resultados.

    En el primer trimestre de 2018, el PIB aumentó 2,2%; en el segundo, un 2,8%, y para el tercer trimestre se prevé un incremento entre el 2,8% y el 2,9%. No obstante, este desempeño también refleja un crecimiento muy lento de la economía, por lo que para 2019 se espera un comportamiento del PIB muy similar.

    “Si comparamos estos resultados con los del año pasado, cuando se presentó un registro del 1,8%, las cifras actuales son mucho más positivas, sin embargo nos parece importante poner una nota al pie de esa recuperación y es que está siendo muy gradual. Creo que en esa misma línea vamos a proyectar 2019, como un año de recuperación y de consolidación, pero también como un año en el que no hay que hacer cuentas alegres”, sostiene Juan Pablo Espinosa, gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia.

    De ahí que se estime un crecimiento del 3,2% para 2019, lo que significa que la economía colombiana subirá un escalón más en su proceso de recuperación.

    “Para las condiciones que está viviendo el país y para el entorno internacional, no es razonable ni deseable crecer a tasas mucho más altas de las que estamos viviendo ahora, porque cuando esto ocurre, se generan problemas. Es como cuando se acelera demasiado un carro en subida, que se corre el riesgo de que se sobrecaliente. En economía las cosas no son muy diferentes”, afirma Espinosa.
  • Inflación
    Según las proyecciones realizadas por el Grupo de Investigaciones Económicas de Bancolombia, la inflación de 2018 se situará en un 3,4%, es decir que será inferior a la de 2017. De acuerdo con Espinosa, esto significará el cumplimiento de la meta fiscal impuesta por el Banco de la República que está en un rango entre el 2% y el 4%.

    Para 2019, Bancolombia espera que este indicador esté alrededor del 3,1%, es decir, que haya una corrección adicional en los niveles de inflación. “Al margen de unos riesgos puntuales que existirían por el tema del Fenómeno del Niño, que podría tener alguna incidencia sobre los precios, vemos un panorama despejado para el próximo año”, afirma el Gerente de Investigaciones Económicas de Bancolombia.

  • Tasa de interés
    Todo parece indicar que el Banco de la República no hará movimientos en la tasa de interés hasta marzo del próximo año, por lo que permanecería estable en 4,25%. Para 2019, Bancolombia prevé dos incrementos de esa tasa de referencia, hasta alcanzar 4,75%, debido a la tendencia de recuperación que está viviendo la economía colombiana.

    Según el experto, ese incremento también irá acorde con el desempeño y las decisiones que tomen otras economías del mundo, principalmente la de EE.UU., que es una de las referencias más importantes para Colombia y cuyo incremento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, casi que se da por descontado.

    “Lo que vemos en ese panorama para Colombia es un incremento en las tasas de interés, pero sobre unos niveles muy moderados, porque al final del día la economía no va a requerir de ninguna manera un ajuste o apretón de tipo monetario que pueda poner en riesgo algún sector o que implique una amenaza para nuestros clientes”, asegura Espinosa.

 

Según el análisis del Grupo de Investigaciones Económicas de Bancolombia, 2019 será un año de recuperación y de consolidación de la economía colombiana. Con una recuperación equilibrada de los diferentes sectores, haciendo un aporte sustancial al crecimiento del PIB, que se estima en 3,2% para 2019, lo que significa que la economía colombiana subirá un escalón más en su proceso de recuperación.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos
${loading}