Skip to main content

Recientemente, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público expidió el Decreto 1357 de 2018, que reguló las plataformas de crowdfunding o financiación colaborativa, especialmente aquellas dedicadas a la canalización de préstamos o a la negociación de acciones, con el fin de que más emprendedores y pymes puedan acceder a mecanismos de financiación, que les permita sacar adelante sus proyectos. Conoce qué es el crowdfunding y cómo funciona en el país.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

¿Qué es el Crowdfunding y cómo funciona?

El crowdfunding, también conocido como financiación colaborativa o micromecenazgo en español, se empezó a popularizar desde hace cerca de 10 años, luego de que la grave crisis financiera que vivieron varios de los bancos más reconocidos de Estados Unidos redujera la posibilidad de otorgar créditos y llevara a pequeñas empresas y startups a buscar fuentes de financiación alternativa.

De acuerdo con la Asobancaria, el crowdfunding puede ser definido como un esquema de financiación en donde tanto personas naturales como jurídicas, financian proyectos, negocios o actividades personales, mediante una plataforma de internet.

Por su parte, el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) explica que el micromecenazgo “hace referencia a cualquier formación de capital, en donde las necesidades de financiamiento de una organización o de un individuo se comunican mediante una convocatoria abierta a un grupo de personas”.

Usualmente -añade el Fomin-, las plataformas de crowdfunding son portales en línea en donde potenciales prestamistas evalúan los méritos de las necesidades de los emprendedores y los fines para los que se usarán los fondos, para evaluar si contribuyen o no en el desarrollo del proyecto.

Para conseguir el apoyo y recibir los recursos, los emprendedores deben seguir un procedimiento en estos portales, que generalmente consta de los siguientes pasos:

Modelos de Crowdfunding

De acuerdo con la Asobancaria, existen dos líneas generales de crowdfunding:

  1. En el que el inversionista espera un retorno financiero.
  2. En el que las decisiones de inversión no están asociadas a expectativas de retorno.

 

Adicionalmente, dentro de estas dos líneas, se encuentran cuatro categorías:

  1. Donación
  2. Recompensa
  3. Esquemas financieros de préstamos a personas (P2P) o empresas (P2B).
  4. Esquemas financieros de valores o acciones

 

El informe The Americas Alternative Finance Industry Report (2017), realizado por el Centro para las Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge, clasifica los modelos de crowdfunding de la siguiente manera:

Descarga el Decreto 1357 de 2018 aquí

Ventajas del Crowdfunding para las empresas

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre las principales ventajas que ofrece la financiación colaborativa para las pymes, se encuentran:

4 aspectos fundamentales en una reunión comercial exitosa

1. Democratiza el financiamiento. Cualquier emprendedor con internet puede acudir a las plataformas existentes de crowdfunding para lanzar su propuesta.

Conoce muy bien tu producto o servicio

2. Evita al empresario pagar intereses o devolver el dinero. En la mayoría de las iniciativas el emprendedor recibe financiación a cambio de una recompensa que pocas veces es monetaria.

Plantea una solución de problemas del cliente

3. Permite evaluar la calidad de un producto y obtener retroalimentación. Si una campaña de crowdfunding es exitosa tendrá buena recepción entre el público, si no, definitivamente se deben hacer ajustes.

Gestiona un próximo encuentro

4. Minimiza el riesgo. Sirve para evaluar la recepción de un producto o servicio y permite ahorrar recursos, pues si las cosas no salen bien se pierde el tiempo invertido, pero no dinero.

Garantiza que tu propuesta de trabajo sea ganadora

5. Permite encontrar nuevos promotores del proyecto. Usualmente, las personas que se unen a la financiación de una iniciativa de este tipo se convierten en sus principales promotores y difusores.

El Crowdfunding en Colombia

El desarrollo de negocios Fintech, que usan la tecnología para mejorar las actividades financieras, ha tenido en general una buena acogida en Colombia. No en vano el país ocupa el tercer puesto en Latinoamérica, después de México y Brasil, según el Fintech Radar Colombia (2017) elaborado por Finnovista. Pero en el caso del crowdfunding, en el país se han desarrollado iniciativas de manera tímida (donaciones, financiación de películas o proyectos personales) debido, entre otras cosas, a la falta de una norma que le permitiera a esta industria contar con reglas claras de juego para otras líneas de negocio, como canalización de préstamos o negociación de acciones.

Por eso se esperaba con gran expectativa la expedición, por parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, del Decreto 1357 de 2018, “por medio del cual se reguló la actividad de financiación colaborativa conocida comúnmente con el nombre de crowfunding”. 

 

¿Qué dice el Decreto 1357 de 2018?

  • De acuerdo con esta cartera, la nueva norma “le permite al país avanzar en el uso de la tecnología y la innovación, para facilitar el acceso y uso de servicios financieros por parte de las pymes y los emprendedores colombianos”.
  • Según Natalia Ospina, abogada experta en tecnología y socia fundadora de Abogado TIC, este decreto se centró en regular las plataformas tecnológicas que se dedican a acercar inversionistas y emprendedores, dando a conocer proyectos en los cuales se puede invertir capital. “El objetivo principal de la norma es beneficiar a los emprendedores que cuentan con un proyecto productivo formal, es decir, aquellos que ya cuentan con una empresa constituida y requieren el capital para sacarlo adelante”, explica Ospina.
  • Antes de que se expidiera la nueva norma, los emprendedores solo podían postular sus proyectos en plataformas de financiación colaborativa para recaudar fondos vía donación o donación con recompensa. Ahora, dichas plataformas también se pueden utilizar para canalizar préstamos de dinero y negociación de acciones, siempre y cuando quienes realicen esta actividad sean entidades autorizadas y vigiladas por la Superintendencia Financiera.
  • El decreto define la financiación colaborativa como “una nueva actividad del mercado de valores”, que puede ser adelantada por las bolsas de valores, los administradores de sistemas de negociación de valores y sociedades anónimas de dedicación exclusiva, vigiladas por dicha Superintendencia.
  • Según el Decreto 1357, los proyectos productivos se podrán financiar hasta por 10.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes (smlmv), cuando cuenten con la participación de aportantes calificados (inversionistas institucionales) y hasta por 3.000 smlmv si esto no ocurre. Y los aportantes podrán destinar hasta el 20% de su patrimonio o de sus ingresos anuales en este tipo de financiación. En el caso de los aportantes calificados no aplicará este límite.
  • La norma señala, además, que la financiación colaborativa se instrumentará mediante la emisión de valores siguiendo un estándar simplificado. Como resultado, estas emisiones no constituirán una oferta pública de valores ni requerirán la inscripción en el Registro Nacional de Valores y Emisores (RNVE).
  • “Es importante resaltar que el Decreto regula las plataformas de crowdfunding financiero para préstamo de dinero y negociación de acciones también conocido como ´equity crowdfunding´. No hace parte del alcance de esta regulación toda aquella plataforma que se dedique al crowdfunding por donación o recompensa cuya base jurídica es totalmente diferente y que sigue funcionando de manera normal sin ningún cambio en el mercado”, precisa Ospina.
  • Otro punto que destaca la experta es que la norma regula la plataforma que acerca al inversionista con el empresario, pero no regula el negocio jurídico que se concreta entre estas dos personas, ya que sobre este se continúa aplicando la legislación correspondiente. Además, el Decreto 1357 deja claro que el empresario receptor de capital tiene la posibilidad de utilizar plataformas extranjeras o colombianas. No obstante, estas últimas pueden acercar inversionistas extranjeros, pero los receptores de capital deben ser residentes colombianos.
     

 

Modelos de Crowdfunding

Con la expedición del Decreto 1357 de 2018, los emprendedores con un proyecto productivo formal ya podrán recaudar fondos en las plataformas de crowdfunding a través de la canalización de préstamos o negociación de acciones, y no solo por donaciones o recompensas. Nuevas reglas claras de juego que aumentan las oportunidades para las pymes colombianas.

 

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos
${loading}