La economía creativa, más que una moda

Empresas de sectores como el editorial, el audiovisual, el fonográfico, las artes escénicas, el diseño, la publicidad y el desarrollo de software y contenidos hacen parte de la denominada “economía naranja”, que aporta anualmente alrededor del 3,5% del PIB nacional y genera cerca de 800.000 empleos.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pyme. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pyme el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

¿Qué es economía naranja?

Cada día las empresas asociadas a actividades culturales o creativas, también conocidas como economía naranja, adquieren más protagonismo en el ámbito nacional. Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el aporte de este tipo de organizaciones al Producto Interno Bruto (PIB) del país pasó del 1,6%, en 2012, al 3,5% en 2015.

“La economía naranja incluye una gran variedad de sectores cuyo denominador común es que sus bienes o servicios están protegidos por la normas de propiedad intelectual. Es decir, hay una estrecha relación entre creatividad y economía naranja”, explica Luis Guillermo Plata, presidente de ProBogotá Región.

La relevancia de este segmento es tal, que su aporte al PIB ya es superior al que hacen la minería o el café. Además, emplea cerca de 800.000 personas, en su mayoría jóvenes, y las exportaciones alcanzan los USD600 millones por año, de acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Para Federico Echeverry Restrepo, de la Dirección de Estrategia de Clientes Pyme y Gobierno de Red de Bancolombia, uno de los factores que más han impactado positivamente el desempeño del sector tiene que ver con la evolución de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

“Uno de los hechos que más ha aportado al crecimiento de la economía naranja es el incremento de la conectividad, debido a que los servicios creativos, que se pueden comercializar con mayor facilidad a través de internet, se han expandido de manera considerable en los últimos años”, argumenta Echeverry.

La capital, el epicentro

Bogotá concentra gran parte de la economía naranja del país, al ser líder en la producción y comercialización de contenidos audiovisuales, series web y diseño gráficos, entre otros.

Según la Cámara de Comercio de Bogotá, la ciudad reúne cerca del 92% de los servicios creativos, 90% de las productoras audiovisuales, 73% de las empresas de contenidos digitales, 55% de los estudios de videojuegos, 65% de las empresas de comunicación gráfica, 40% de la industria de música en vivo y 38% del mercado de moda del país. Además, en 2015 la capital generó 290.000 empleos formales solo por cuenta de las industrias creativas, de comunicación gráfica, música y moda.

Así mismo, según estimaciones de ProBogotá Región, en la ciudad se consumió alrededor de medio billón de pesos solo en los sectores de cine, teatro y música en vivo. “Con los incentivos adecuados, el consumo en estos tres sectores podría alcanzar $1,2 billones en el corto plazo”, afirma Plata.

A la japonesa

Además de Bogotá, existen otras ciudades en las que las empresas del sector creativo y cultural florecen. Cali es una de ellas. Según la Cámara de Comercio de esta ciudad, en la capital del Valle del Cauca existen cerca de 8.336 empresas dedicadas a este tipo de actividades, entre las que se encuentran compañías de diseño, artes visuales, servicios creativos, artes escénicas, esparcimiento, educación y editoriales entre otras.

Justamente, la Asociación Colombo Japonesa es una de ellas. Fundada en Cali hace más de 30 años, esta empresa se ha focalizado en la promoción de la cultura japonesa y en estrechar los lazos entre Colombia y Japón. Para ello, ofrecen cursos de japonés, artes marciales, gastronomía, manga y origami, entre otros.

De acuerdo con su gerente, Milton Guzmán, es innegable que las empresas culturales están teniendo un buen desempeño no solo en su ciudad, sino en todo el país. Ellos, en particular, han tenido un buen año, pese a que la economía del país no va bien y a que se mueven en un nicho de mercado muy cerrado y difícil de explotar.

“Vamos cumpliendo con las metas propuestas para este año. Al finalizar 2017 esperamos contar con un crecimiento del 30%. Además, en septiembre ampliaremos la oferta de servicios de la sede sur de la Asociación, que hasta ahora solo brindaba artes marciales y en donde ahora también se podrá acceder a cursos de japonés y talleres de manga y origami”, cuenta.

Según Guzmán, el buen desempeño de la empresa ha tenido que ver con el creciente interés que existe por la cultura japonesa y las artes marciales. También, gracias a la estrategia en redes sociales que han lanzado y con la que buscan dar a conocer la empresa en otras regiones del país.

“Nos hemos dado cuenta de que tenemos que atacar los nichos en donde la gente más busca información. Por eso, aunque seguimos teniendo presencia en medios tradicionales, ahora nos hemos focalizado en Facebook, Instagram y en nuestra página web”, explica.

Guzmán es optimista acerca del futuro de su empresa y de las industrias creativas en general. Para él, además del trabajo de los empresarios es clave el apoyo que desde el sector público se le dé a esta industria, pues solo así se potenciará su crecimiento.

Apuesta naranja

Precisamente, para promover las empresas asociadas a este sector, el Congreso de la República aprobó la Ley 1834 de 2017, también conocida como “Ley Naranja”, por medio de la cual se fomenta la economía creativa. “Esta ley será fundamental para hacer de las industrias naranja un propósito de Estado que trascienda los gobiernos de turno, estableciendo de manera clara y concisa mecanismos para fomentar, incentivar y protegerlas”, afirma Plata.

Entre los aspectos más relevantes que contempla la nueva norma se encuentran la creación de la cuenta satélite del DANE de Cultura y Economía Naranja, la creación del Consejo Nacional de Economía Naranja, la promoción, a través de Findeter, de líneas de crédito y cooperación técnica para el impulso a la construcción de infraestructura cultural y creativa en los entes territoriales; la apertura, vía Bancóldex, de líneas de crédito para emprendimientos creativos, y el otorgamiento de capital semilla, mediante el Fondo Emprender del SENA.

Esta iniciativa se suma a las leyes 814 de 2003 y 1556 de 2012, que impulsaron puntualmente la producción del cine nacional y gracias a las cuales los colombianos no solo están consumiendo más cine, sino que la producción pasó de 3 tres largometrajes en 2003, a cerca de 36 en 2016.

Apoyo desde lo local

Además de estos esfuerzos realizados por el legislativo, distintas regiones también han diseñado planes para promover las industrias culturales y creativas. Federico Echeverry Restrepo destaca, entre otros, los casos de Bogotá, Medellín, Cali y el departamento del Atlántico.

Bogotá  

En el caso de la capital, el Concejo de Bogotá tramita dos iniciativas que buscan crear herramientas para el fomento de la economía naranja. Así mismo, la Alcaldía, en su decisión de darle un cambio de 180 grados a la zona del Bronx, busca que este sector sea el epicentro de la cultura, el arte, la música, la moda, la literatura y la gastronomía en la ciudad.

Bogotá además trazó una hoja de ruta sobre su desarrollo económico priorizando cinco áreas de especialización inteligente, una de ellas denominada “Bogotá Región Creativa”, que comprende 4 nichos específicos de la economía naranja: música en vivo, diseño sostenible, creación de contenidos en español y soluciones de software.

Medellín  

Entre tanto en Medellín se planea renovar el centro de la ciudad y generar un nuevo espacio para la ciudadanía, por lo cual la cultura y el arte se transforman en un eje estratégico del plan.

Cali  

Por su parte, la Cámara de Comercio de Cali y la Alcaldía de esta ciudad lanzaron “Cali Creativa”, una plataforma para impulsar la economía naranja, que mueve cerca de $5 billones anuales en el Valle del Cauca.

Alántico  

De igual manera, las industrias creativas son uno de los pilares de la Gobernación del Atlántico durante su periodo 2016 – 2019, pues según el Plan de Desarrollo, se pretende pasar de 14 empresas del sector cultural a 300, crear 20 compañías culturales, y migrar de 1 a 4 rutas culturales y turísticas.

“La industria creativa se transformará en un factor de mayor relevancia en la economía nacional, generando empleos a partir del intercambio de bienes y servicios culturales, la producción de conocimiento con énfasis en la música, la literatura, la cultura, y las artes, y la obtención de ingresos en las arcas municipales”, destaca Echeverry Restrepo.

Se espera que estos esfuerzos que se están realizando en el ámbito nacional y local permitan que los renglones económicos contenidos en la economía naranja se conviertan en un foco estratégico de crecimiento hacia el futuro. Sin embargo, como lo anota el presidente de ProBogotá, para que esto suceda también se requiere que se sigan apoyando políticas complementarias de conectividad, de acceso a la educación superior e incluso incentivos tributarios para la creación de nuevas empresas.

Actualízate

Mediante la Resolución 514-000738 del 21 de julio de 2017 la Superintendencia de Sociedades estableció la tarifa de contribución a cobrar a las sociedades sometidas a la vigilancia o control por parte de la misma entidad, aplicable al año. Las sociedades en Reorganización Empresarial, en acuerdo de reestructuración, en concordato y en estado de liquidación judicial y voluntaria pagarán una tarifa de $737.717.

Conoce la Resolución

¡Comparte esta información en redes sociales!

Enlace para Facebook Enlace para Twitter Enlace para Linkedin

Si quieres informarte sobre más temas de interés para las pyme, visita las últimas ediciones de Entorno Pyme.

También te puede interesar

Resultados ‘bien servidos’

El sector servicios ha sido uno de lo más beneficiados en lo que va del 2017, las expectativas están fijadas en que durante el segundo semestre se mantengan los resultados o se superen.

Cambio de rumbo

Aunque el crecimiento de la industria colombiana durante el 2017 no ha sido el esperado, para el segundo semestre se aguardan mejorías que logren estabilizar el mercado.

Chatea con nosotros

Déjanos ayudarte a encontrar lo que buscas

Llámanos

Nuestras líneas están esperándote

Déjanos llamarte

Nos encantaría hablar contigo

Visítanos

Busca nuestro próximo lugar de encuentro