Skip to main content
ico

5 lecciones de la Foodlosofía aplicada a los negocios

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias31-08-2021

Por:

Equipo editorial
Capital Inteligente
Grupo Bancolombia

Diego Ruzzarin: speaker invitado a EXMA 2019. Conozca su visión en este artículo.

Gran parte del crecimiento exponencial que ha experimentado la industria de alimentos a nivel global se debe al auge de la gastronomía que, en menos de 20 años, logró convertirse en uno de los sectores con mayor influencia y poder turístico y cultural. Gracias, entre otras cosas, a la aparición de las redes sociales, que junto con los medios de comunicación tradicionales y los programas de cocina por TV, han contribuido al boom mediático del que goza la cocina actualmente.

Sin embargo, uno de los principales efectos colaterales de este crecimiento, es que cambió la forma en que las personas se relacionan e interactúan con los alimentos que consumen, debido al poder que ejercen la tecnología y el marketing en la consciencia y/o deseos de los consumidores al momento de comer, con nefastas consecuencias en algunos casos.

Ahora los alimentos se consumen como si fueran entretenimiento, pues la gente compra un producto por una necesidad aspiracional que no está vinculada a su fisiología y salud. Miremos el caso de México, un país en vía de desarrollo que es número uno en obesidad infantil a escala mundial y número dos en obesidad adulta, lo cual refleja no solo una equivocada adaptación a las tendencias internacionales, sino también, un problema en la cadena del mercado de alimentos”, asegura Diego Ruzzarin, quien a través de su agencia llamada Foodlosofía, ayuda a crear modelos de negocios rentables, escalables y sostenibles, para transformar los productos (commodities) en experiencias, y así, mejorar la forma en que las personas se relacionan con los alimentos y bebidas que consumen, con lecciones que también pueden ser aplicadas con éxito en otros sectores de la economía.

1. Democratizar la calidad:

Lo bueno cuesta. Eso está claro. Sin embargo, uno de los efectos negativos que genera el crecimiento económico, el marketing y el desarrollo tecnológico en una industria como la gastronómica, es que profundiza las desigualdades sociales entre los consumidores, al restringir el acceso a productos de excelente calidad, debido a sus altos precios. Impulsando, de igual forma, un consumo “esnobista”.

Tenemos que separar la alimentación del ‘celebritismo’, es decir, tenemos que regresar a los valores naturales de la alimentación con significado y no ver la alimentación como moda

Diego Ruzzarin

Uno de esos valores es la Democratización de la calidad, que es el mayor problema que existe hoy con la comida. Específicamente, me refiero a eso de que lo mejor cuesta más caro, pues no es sustentable y genera cuentas de gasto público en la salud, en materia de enfermedades infantiles, problemas cardiacos y diabetes, porque la cadena está diseñada para encarecer lo cualitativo”.

Por lo tanto, las organizaciones deben repensar nuevos sistemas y modelos de negocio para que ofrezcan calidad accesible para todos, pues de esta forma no solo contribuirán con la construcción de capital humano, la superación de la pobreza y la desigualdad social, sino que en largo plazo, podrán gozar de múltiples beneficios corporativos, como por ejemplo, tener una mayor capacidad para atraer y retener a los mejores talentos, quienes tendrán un compromiso alto con la compañía, al sentir que su trabajo genera un impacto positivo en la sociedad. “El consumo está cada vez más restringido a una clase social, por lo cual es importante profundizar en la democratización de los productos”.

2. Generar modelos sostenibles:

Uno de los grandes retos que afronta la industria alimentaria en la actualidad, es que debe seguir produciendo toneladas de alimentos para satisfacer a billones de personas en todo el planeta, a través de nuevos modelos de producción que mitiguen los impactos negativos en materia ambiental, e igualmente, en la salud de las personas.

Cuando diseñamos un nuevo sistema de alimentos, siempre pensamos en proponer las mejores soluciones para las personas y el planeta

Diego Ruzzarin

Algunas de esas formas para lograr modelos sostenibles son “por ejemplo, a través de proteínas alternativas a la proteína animal, reducción de empaques, cambio de las formas de consumo para disminuir desperdicios, y la promoción de la educación que transforme los hábitos alimenticios de las personas. Todo esto para hacer la industria más transparente y sostenible”, explica Ruzzarin.

De hecho, algunas de las empresas más importantes del mundo como Pantene, Ariel, Oral-B, Gillette, Dove, PepsiCo, entre otras, han unido esfuerzos para crear una nueva plataforma eco-friendly llamada LOOP, que tiene por objetivo cambiar el modelo de consumo tradicional, mediante la disminución de la cantidad de residuos contaminantes, a través de una oferta amplia de envases reutilizables que reemplazan las opciones desechables típicas, como el plástico.

Una clara muestra de que las empresas deben preocuparse por adoptar modelos de gestión y/o producción ambientalmente sostenibles, y que generen un impacto positivo tanto en sus colaboradores como también en sus clientes, pues en el siglo XXI, cualquier modelo de negocio que priorice la maximización de sus ventas por encima del bienestar de las personas y del planeta, está condenado al fracaso.

 

Tal vez le pueda interesar: ¿En qué se parece una dieta sana a un portafolio de inversión balanceado?

 

3. Prometer experiencias realizables:

Uno de los principios básicos del marketing en la actualidad, es que las marcas deben vender “experiencias” a sus clientes, a través de los productos y/o servicios que ofrecen. Lo que ocasiona, según Ruzzarin, que muchas de ellas actúen de forma “irresponsable” y hasta “mentirosa”, pues prometen cosas que no pueden cumplir y ocultan información valiosa a sus consumidores, en aras del crecimiento económico y de la maximización de sus ventas.

“Me da pánico toda esta modernidad, el exceso de storytelling (historias), promesas y exageraciones. Todo el mundo promete mucho y entrega menos. Por ello, creo que la gente se dará cuenta poco a poco y cada vez más que los gastos en mercadotecnia, comunicación y los storytelling encarecen los productos, pero no mejoran su calidad”.

Por ejemplo, Elon Musk (cofundador de Tesla Motors, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, Neuralink y PayPal) en procura de un cambio radical en el mercado global, anima a las compañías a que dejen de invertir tantos recursos en sus áreas de marketing y comunicación, para que, en cambio, lo hagan en el desarrollo de productos que satisfagan las necesidades reales de las personas con todos los valores de calidad incluidos. Pues en últimas, “se venderán solos” sin tener que recurrir a promesas irrealizables.

4. Cambiar commodities por experiencias sostenibles:

Así como las empresas deben prometer experiencias realizables a sus clientes, de igual forma, deben promover experiencias sostenibles, pues aun cuando esto les demande más tiempo, dinero y esfuerzos en el corto plazo, podrán gozar de múltiples beneficios en el futuro cercano.

Apostar por la sostenibilidad genera posicionamiento, reputación y competitividad

Diego Ruzzarin

Precisamente, uno de los objetivos en Foodlosofía es ayudarle a las empresas a que “pasen de ofrecer commodities a ofrecer experiencias, de cantidad a calidad, a través de modelos de negocios rentables y sustentables para las dos partes de la cadena de abastecimiento”, de acuerdo con el propio Ruzzarin.

Cuando hablamos de commodities en Marketing, nos referimos a las tácticas que tienen un efecto ya conocido y similar sobre el mercado, debido a su utilización masiva por parte de una gran cantidad de marcas (ofertas 2x1, tiempo de entrega en 30 minutos, etc.). Al respecto, Ruzzarin da un claro ejemplo sobre cómo cambiar commodities por experiencias sostenibles en la industria alimenticia:

“Imagina que le damos a un niño una barra de chocolate de 20 gramos. El niño se la comerá en 10 segundos y después de preguntarle cuánto le gustó, dirá: ‘Está buena, le doy un 8’. Después le damos una segunda barra de chocolate, esta vez de 10 gramos y con la forma de una pieza de Lego, con diferentes partes y texturas con las que puede interactuar. Se tomará 30 segundos en comerla y dirá: ‘Está buena, le doy un 8’. Lo que generamos es el mismo placer, pero con un mayor tiempo de entretenimiento y a un menor costo, usando la mitad de gramaje, la mitad de las calorías y la mitad de cantidad de azúcar”.

La clave está en alejarse del negocio de los commodities y empezar a desarrollar propuestas de valor diferentes, valoradas, asequibles, pero, sobre todo, sostenibles, que generen experiencias inolvidables y positivas a los clientes.

5. Comprender las necesidades de los clientes:

Muchas compañías, al hacer estudios de mercado, centran buena parte de su atención y esfuerzos en recolectar la mayor cantidad de datos posible, para tratar de entender a su público objetivo. Lo cual, según Diego Ruzzarin, no es el enfoque correcto, pues las empresas deben valerse de otras disciplinas como la filosofía o la psicología, para comprender los hábitos y las necesidades de las personas, sin reducirlas a su capacidad de compra y/o consumo.

“Para generar modelos de negocio exitosos e innovadores en la industria de alimentos, necesitamos ubicar al usuario en el centro de nuestro proceso para entender sus necesidades, sus expectativas, su manera de entender el mundo y las tendencias sobre las cuales basa su comportamiento. Tradicionalmente, la innovación en la industria de alimentos y bebidas se ha hecho a partir de números, ventas o a partir de nuevas tecnologías, dejando a un lado los verdaderos insights y necesidades de los consumidores finales”.

Por eso, las empresas deberían fijarse menos en aspectos cuantitativos, y más en elaborar procesos de análisis cualitativos de sus clientes, con el objetivo de generar una conexión real con sus audiencias, a partir del entendimiento de sus necesidades y complejidades.

Es entender a fondo, a profundidad y en detalle la relación entre el ser humano y el mundo que lo rodea, en este caso, los alimentos y las bebidas que consume

Diego Ruzzarin

De eso se trata el enfoque en Foodlosofía, que puede aplicarse a muchos otros modelos de negocio. Incluido, por supuesto, el suyo.

 

Le puede interesar:
Tu360Negocios, una solución de Bancolombia para darle visibilidad a su negocio, encontrar clientes,proveedores y hacer networking con aliados potenciales.

Conocer Tu360Negocios

 

5 Consejos para hacer simple una empresa exitosa

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

23-07-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

4 errores de una marca al contratar Influenciadores

Muchas compañías no saben cómo integrar adecuadamente a un Influenciador dentro de su estrategia de marketing, desaprovechando los beneficios de este servicio. Conozca aquí los errores de las marcas al trabajar con influencers, según la experta en marketing digital, Verónica Ruiz.

17-07-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

4 lecciones de Airbnb para los líderes empresariales

En la era donde el éxito se mide en función de la experiencia del cliente, la economía colaborativa juega un papel clave. Arnaldo Muñoz, Director General de Airbnb en España, ofrece 4 consejos para el éxito con este modelo.

17-06-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

Cómo innovar con éxito en la era tecnológica

Para Aric Dromi, fundador del centro de ideas TEMPUS.MOTO y asesor tecnológico de compañías como Volvo; el acelerado desarrollo tecnológico de esta era convirtió a los consumidores actuales en “obsesivos digitales”, haciéndolos también cada vez más impacientes en temas de innovación.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? conozca otros artículos de interés.

Complementary Content
${loading}