Skip to main content
ico

Huella Verde en flotas de vehículos ambientalmente eficientes

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias23-08-2017

PorLaura Franco Bermúdez
Especialista Sostenibilidad I Renting Colombia

Juan Sebastián Valencia
Gerente Analítica I Renting Colombia

Huella Verde en flotas de vehículos ambientalmente eficientes

Los gases del efecto invernadero se encuentran presentes en la atmósfera terrestre, aunque su concentración es baja, son claves para dar explicación al aumento de la temperatura del aire, próximo al suelo y al fenómeno del calentamiento global. Entre los gases más importantes están el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso y el ozono.

Las actividades cotidianas del ser humano y de las organizaciones generan un impacto ambiental el cual es medido a través del indicador de la huella de carbono. Esta huella no es más que un recuento de las emisiones de dióxido de carbono que se liberan a la atmósfera, originadas por las actividades de combustión generadas por todo el sistema de producción y de transporte de la economía mundial.

Debido a la influencia en el cambio climático y a los impactos generados en el medio ambiente y a la economía en general, la medición de huella de carbono se ha convertido en un indicador de alta importancia y relevancia en las organizaciones, ya que permite medir el impacto en el medio ambiente de las operaciones de producción, comercialización y transporte, asociado al interés de gobiernos y de asociaciones no gubernamentales a aportar a una reducción de los impactos negativos que generan la emisión de gases.

El principal objetivo de los países y de las industrias es encontrar alternativas para frenar la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y su impacto en el cambio climático, lo que conllevó a la definición y a la firma del Protocolo de Kioto, acuerdo en el que cada país miembro se comprometió en calcular su nivel de participación en la generación de (GEI) y a evaluar su comportamiento en el tiempo. El protocolo fue inicialmente adoptado el 11 de diciembre de 1997 en Kioto, Japón, pero no entró en vigor hasta el 16 de febrero de 2005. En noviembre de 2009, eran 187 estados los que ratificaron el protocolo. Estados Unidos, el mayor emisor de gases de invernadero mundial, no ha ratificado el protocolo.

Desde entonces la medición de la huella de carbono se convirtió en un indicador clave para medir el impacto de los gases sobre el calentamiento global de cada país, y de esta lectura generar mecanismos que permitan establecer políticas que apoyen a la disminución de estos gases a través de acciones impulsadas y ejecutadas, tanto por los gobiernos, por organizaciones no gubernamentales, por la industria y por las personas.

Dentro de los sectores de la industria, el sector transporte es una fuente indiscutible de las emisiones de GEI y de la generación de residuos peligrosos a través de las operaciones logísticas y del mantenimiento de los vehículos, asociado al uso de combustibles fósiles, llantas, baterías, chatarra, entre otros componentes asociados a los vehículos.

Según la última medición de emisiones para Colombia realizada en 2015 por el IDEAM, el sector transporte ocupa el tercer lugar en la generación de gases efecto invernadero con el 11% de la relación, detrás del sector forestal y sector agropecuario.

El parque automotor colombiano contaba con un total de 12.119.782 vehículos activos al cierre de 2015, los cuales generan 67 millones de toneladas de CO2 al medio ambiente. En la siguiente gráfica se presenta la cantidad de emisiones de CO2 por cada componente del parque automotor.

Serie histórica parque automotor

Las empresas de este sector son conscientes de que deben establecer, dentro de su estrategia organizacional, un componente de desarrollo sostenible enfocado hacia el impacto ambiental, especialmente en la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero y en la disposición final de los residuos peligrosos derivados de la operación y del mantenimiento de la flota en uso. Estas empresas buscan expertos para el manejo de flotas que tengan en su planeación o en su ADN este tipo de acciones, logrando o asegurando un mayor desempeño en la gestión de un modelo ambiental como lo muestra la siguiente imagen:

Resumen de gestión ambiental

Con un modelo de sostenibilidad, se puede crear el módulo Huella Verde como una herramienta de gestión y de toma de decisiones para la compañía y para sus clientes. Huella Verde debe contar con un componente de software dispuesto, por ejemplo: en la página web de la compañía, que permita conocer la medición de la huella de carbono online en el ciclo de vida del servicio de cada flota de los clientes, y del impacto generado por el uso de los vehículos y por los componentes de mitigación asociados a una menor huella ambiental generado por el uso del servicio dispuesto por la empresa que gestiona el transporte y sus aliados estratégicos.

Adicionalmente, conociendo que muchos de los clientes también han incluido el desarrollo sostenible dentro de su estrategia organizacional, se puede apalancar la medición de la huella de carbono como un componente de valor agregado al servicio por el uso del vehículo y los impactos ambientales generados por la ejecución de las rutinas de mantenimiento correctivo y preventivo. Un momento clave en este proceso es poner a disposición de los clientes de la empresa que gestiona el transporte (una compañía de renting, por ejemplo) dicha medición dentro de la propuesta integral de servicio para generar de manera conjunta acciones que permitan controlar, mitigar, reducir y eliminar los riesgos y la contaminación medioambiental.

Llantas

  • Reencauche: a través del control y gerenciamiento de llantas se puede extender la vida útil de los cascos de las llantas hasta 3 veces más del ciclo normal. Esto permite reducir los impactos en el consumo de agua, petróleo y en la reducción del CO2, ya que no se compra una llanta nueva sino la banda que recubre el casco. Por ejemplo: el porcentaje de reencauche hoy es del 41% en la flota de Renting Colombia Vs. el 35% en flotas similares por fuera del modelo de renting.
  • Disposición final: dando cumplimiento a la Resolución 1326 de 2017, Sistema de Recolección Selectiva y Gestión de Llantas Usadas, la empresa que gestiona el transporte se puede afiliar al Sistema Colectivo Sistema Verde S.A.S. A través de dicho sistema se hace la disposición final y aprovechamiento de las llantas que terminan su ciclo de vida, por ejemplo: dentro de los diferentes contratos por medio de sustitución calórica en hornos de Clinker pertenecientes a la empresa Argos. Esto permite en este caso a Renting Colombia, cumplir las metas propuestas por la Resolución 1326 y adicionalmente hacer la disposición correcta y aprovechamiento del 100% de las llantas usadas en la flota.

Baterías

Este consumible cuenta con uno de los porcentajes más altos de reutilización, por lo que existen aliados estratégicos para la logística reversiva, la disposición y aprovechamiento de las baterías que cumplen el ciclo de vida en la flota. Las baterías son almacenadas en la energiteca y posteriormente enviadas a la planta del aliado para iniciar el proceso de logística reversiva. El proceso inicia con la separación de plásticos, agua ácida y plomo; cada uno de estos componentes es llevado a diferentes partes de la planta donde se le hacen los siguientes procesos:

  • Agua ácida: se realiza purificación, descontaminación y limpieza para ser utilizada en limpieza de equipos en la planta y para control en caso de incendios.
  • Plástico: se peletiza para reutilizarlo en las cubiertas de las baterías.
  • Plomo: se envía a fundición para reutilizarlo en las baterías.

Con estas acciones se garantiza el aprovechamiento y reutilización del 97% de la batería vieja.

Chatarra

La compañía que cuenta con un sistema de sostenibilidad acompaña a los proveedores para que hagan el almacenamiento adecuado de la chatarra, producida en los mantenimientos y que posteriormente es vendida a fundidoras en cada regional para generar nuevas piezas. El dinero recaudado por la venta de chatarra es destinado a la siembra de árboles y a la compensación de la huella de carbono a través de esquemas como Banco2, donde hoy Bancolombia y Renting Colombia son pioneros en el trabajo con comunidades indígenas del Guaviare.

  • Aceite: las compañías transportadoras pueden contar con aliados en todo el país que realizan la recolección del aceite. Los aceites son purificados en procesos de centrifugación para retirar elementos contenientes, recuperar los componentes y bases del aceite, y posteriormente son destinados a otras industrias, como por ejemplo insumos de inmunizadoras.

Huella de carbono

Una vez se implemente por la empresa transportadora un plan de sostenibilidad integral, cuya meta sea tener una flota ambientalmente amigable, la huella de carbono se reduce. Esto se ve reflejado al hacerle seguimiento a las siguientes acciones:

  • Compensación de la huella de carbono a través de la siembra de árboles.
  • Con la correcta disposición final de aceites, se evita la contaminación de fuentes de agua, vitales para el desarrollo sostenible de las regiones.
  • Ejecutando mantenimientos preventivos y regulares a la flota, se garantiza una menor emisión de CO2 y, por lo tanto, menos material particulado a la atmósfera.

De esta forma, una compañía de renting, que cuente con acciones para mitigar los riesgos y el daño al medio ambiente, va dejando una gran huella verde por todo el país, generando conciencia ambiental en toda la cadena de valor de su operación.

Referencias

¿Te pareció útil este contenido?

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Facebook
Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.