Skip to main content
ico

Bioenergía: una oportunidad de desarrollo agropecuario, social y ambiental

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias03-01-2017

Por Jhon Fredy Escobar
Dirección de Segmentos Empresas y Gobierno / Grupo Bancolombia

Bioenergía: una oportunidad de desarrollo agropecuario, social y ambiental

Son de gran valor para el país aquellas actividades económicas que ofrecen múltiples beneficios en dimensiones tan importantes como son: el empleo, el desarrollo rural, el crecimiento económico, la seguridad energética y la calidad del medio ambiente.

Mucho se ha hablado en Colombia sobre el concepto de energías renovables en los años recientes. No se trata de un fenómeno local, sino más bien de una tendencia global que inició hace unas décadas atrás, con la preocupación sobre un mundo futuro sin petróleo y con los efectos del cambio climático.

El concepto de energía renovable involucra una gran variedad de fuentes de energía que surgen de manera natural: el sol, el viento, el agua y la biomasa. Sin embargo, es sobre esta última, la biomasa, que se pretende hacer un énfasis en este artículo, debido a su estrecha relación con el desarrollo del campo, en un país que lo requiere más que nunca por la coyuntura actual.

El desarrollo de los biocombustibles (etanol y biodiesel), así como las inversiones realizadas en la generación de energía a partir de la biomasa resultante en estas cadenas de valor (bagazo de caña y residuos de fruto de palma africana), son ejemplos claros del surgimiento de iniciativas relacionadas con bioenergía en Colombia. Estas actividades, hasta el momento, se han visto beneficiadas por políticas de Estado que son necesarias para promover una actividad económica, que al ser emergente, le es complejo crecer y desarrollarse exitosamente por sí sola.

Las oportunidades van mucho más allá y pasan por la posibilidad de usar, por ejemplo, los residuos de otras cosechas agrícolas como fuente de combustión o los desechos orgánicos para la generación de biogás. En el caso del biogás, no estamos lejos de empezar a ver el uso a mayor escala de residuos de actividades pecuarias (gallinaza, porquinaza, etc.), que al igual que en el caso de la biomasa de caña de azúcar y de fruto de palma africana, permite pensar a futuro en aprovechar los excedentes para su comercialización.

Capacidad de Generación a partir de Biogás (MW)

Es claro que existen aún diferentes restricciones para el desarrollo de la bioenergía. Entre ellas está el alto costo de la tecnología (que debería ir reduciendo con el tiempo) y la necesidad de una oferta suficiente de materia prima para una escala mínima, a la cual funciona la mayoría de las soluciones tecnológicas. No obstante, como ha sucedido con muchas tecnologías emergentes, se espera que se vayan dando cambios importantes que hagan más accesible las soluciones para bioenergía con menores costos y capacidades más ajustadas.

Así las cosas, es importante seguir explorando oportunidades y aprender de ejemplos exitosos que se vienen presentando en otros países como en la industria de arroz en Estados Unidos (cascarilla de la molienda), la actividad de reforestación en Finlandia (residuos forestales), la producción de biogás en Alemania (maíz y estiércol de animal) o la cogeneración de energía en Brasil (caña de azúcar). Un artículo de la revista Biomass Magazine1 plantea que para el año 2010 ya en Brasil el 21% de la energía usada en la industria provenía del bagazo de caña, con la cual se abastecía el 75% de la energía requerida por la industria de alimentos y bebidas.

¿Qué factores permitieron el desarrollo de la bioenergía en Europa? 

El antiguo continente es un claro ejemplo de lo que puede lograrse en términos de diversificación de la matriz energética a partir de biomasa. Al darle una mirada a la literatura2 sobre este caso de éxito, pueden identificarse los siguientes factores clave:

  • Políticas energéticas: la mayoría de los países de la Unión Europea han desarrollado políticas de Estado que apuntan a la diversificación de las fuentes de energía con metas claras, acceso a la red para comercializar excedentes, precios de soporte y una normatividad estable para los generadores a pequeña escala.
  • Beneficios fiscales: estos han operado a través de dos vías: 1. Beneficios tributarios para la incorporación de nuevas tecnologías y 2. Nuevos impuestos ambientales sobre las fuentes contaminantes (CO2) como recurso de financiación para la promoción de energías alternativas.
  • Apoyo financiero: los gobiernos decidieron implementar un apoyo financiero fuerte para las inversiones necesarias en los primeros proyectos. Una vez se hacían realidad, la confianza generada en estos emprendimientos permitió que proveedores, banca, comercializadores de energía y la sociedad en general creyera y apoyara esta nueva industria.
  • Desarrollo tecnológico: la investigación ha sido clave en muchos casos. Una vez decidido en qué tipo de bioenergía se debía enfocar un determinado país, sobre esa alternativa se desarrollaron programas continuos de investigación.
  • Educación: el entendimiento por parte de la sociedad del valor que aporta la bioenergía, es clave para que entre otras cosas, se convierta en uno de los temas importantes en las agendas de los dirigentes gubernamentales.

¿Cuál es el potencial en Colombia? 

La UPME en su documento “Plan energético nacional: ideario energético 2050”3 pone de manifiesto la importancia de la bioenergía para el país. En cuanto a biomasa, adicional a las fuentes actualmente utilizadas que provienen del cultivo de caña de azúcar y palma africana, se plantean otras fuentes a explorar para combustión o producción de biogás como la cascarilla de arroz, la pulpa de café, los residuos del banano y los restos de explotación forestal, así como desperdicios relacionados con la gallinaza, la bovinaza y la porquinaza, entre otros.

Principales cultivos de potencial energético en Colombia

Los beneficios provenientes del desarrollo de una industria de bioenergía son múltiples, y de enorme impacto tanto para las empresas como para el Estado y la sociedad en general. Es importante que en el ejercicio de planeación a largo plazo el país considere el valor económico que se deriva de las externalidades a partir del desarrollo de la bioenergía.

Externalidades positivas a partir de la bioenergía

Sobre la Ley de Energías Renovables 

Uno de los principales pasos que se han dado en nuestro país para el desarrollo de la bioenergía ha sido la Ley 1715 de 20144, que incentiva la inversión en fuentes de energía no convencionales con el fin de ir sustituyendo gradualmente parte de los combustibles de origen fósil. Probablemente, adicional a dicha ley, se necesitarán esfuerzos adicionales para darle un impulso realmente significativo a estas iniciativas. De cualquier manera, es un paso en la dirección correcta con beneficios fiscales importantes, como por ejemplo:

  • Deducción en el pago del impuesto de renta del 50% de las inversiones en un período de 5 años.
  • Depreciación acelerada de los activos necesarios para el proyecto.
  • Exclusión de IVA de los bienes adquiridos para el proyecto.
  • Exención de arancel a tecnología importada.

Para la aplicación de beneficios como la exención de IVA y arancel en equipos relacionados con fuentes de energía no convencional se ha dado un paso adicional mediante la expedición de la Resolución 045 del 3 de febrero de 20165. En esta se presenta un procedimiento detallado para acceder a dichos beneficios, e incluye, de manera muy positiva, la opción para que las empresas puedan solicitar que se evalúe la inclusión de equipos que en el momento no se encuentren cobijados con estos beneficios.

De esta manera, estamos entonces ante una tendencia mundial que, bajo los incentivos correctos por parte del Estado y el interés de los empresarios por explorar nuevas alternativas, podría significar una fuente de progreso importante para el futuro de la agroindustria de nuestro país.

1 SCHILL, Sue. IEA Task40: Biomass provides 10 percent of global energy use. Biomass Magazine. Septiembre 2013.

2 Renewable energies: success stories/ Environmental issue report. European Environment Agency. N° 27. 2001. 96 p. Copenhagen. ISBN 92-9167-407-9.

3 Disponible aquí.

4 Disponible aquí.

5 Disponible aquí.

¿Te pareció útil este contenido?

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Facebook
Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.