Skip to main content
ico

¿Las decisiones de inversión pueden estar influenciadas por experiencias pasadas, emociones o sesgos psicológicos?

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Mercado de capitales09-11-2017

Por Andrea Alexandra Ayala Guerrero
Gerente de Portafolio / Grupo Bancolombia

¿Las decisiones de inversión pueden estar influenciadas por experiencias pasadas, emociones o sesgos psicológicos?

Las decisiones financieras en mercados bursátiles no corresponden necesariamente a los supuestos de un inversionista racional plenamente informado, ya que con frecuencia están influenciados por sesgos psicológicos que afectan su comportamiento. Estos sesgos se deben incorporar en la definición de los objetivos y políticas de inversión y se deben moderar a través de un proceso de inversión sólido. El comportamiento de un inversionista al gestionar su capital puede no ser consistente permanentemente con sus objetivos de inversión y capacidad de toma de riesgo, ya que entran en juego factores adicionales que, si bien en principio se pueden considerar psicológicos, afectan dichas decisiones y generan sesgos en las mismas. Estos factores están relacionados con las creencias, emociones y experiencias pasadas de las personas, que llevan a tomar decisiones que bajo el marco tradicional de las finanzas podrían parecer sub-óptimas. En este contexto, es determinante que los asesores financieros o administradores de portafolios en su relación con los clientes, identifiquen y comprendan estos factores y se reconozcan e incluyan en el proceso de inversión, establecimiento de objetivos de inversión y definición de políticas.

Definición de objetivos de riesgo y retorno
  • Estas diferencias en las decisiones esperadas bajo un enfoque racional y aquellas influenciadas por sesgos personales, se evidencian incluso en los primeros acercamientos con los clientes, o en los primeros pasos de un proceso de inversión: en la definición de un objetivo de riesgo y retorno.

    Así pues, en el proceso de identificación del nivel de tolerancia al riesgo de un inversionista, nos encontramos con dos componentes: uno de ellos se refiere a la capacidad objetiva o habilidad del inversionista de tolerar mayor volatilidad en sus inversiones, de acuerdo a factores como su edad, nivel de riqueza, requerimientos de liquidez, horizonte de tiempo, objetivos, entre otros determinantes; mientras que la segunda dimensión está relacionada con la disposición del mismo -que proviene más de sus creencias o emociones-, y por ende, son consideraciones subjetivas.

    Un ejemplo de lo anterior puede ser una persona en edad de retiro con un capital acumulado destinado para su mantenimiento, que al haber estado familiarizado con el mercado accionario local a lo largo de su vida, desea aún mantener un portafolio con una exposición mayoritaria a renta variable, a pesar de que no recibirá fuentes de ingreso adicionales y de que sus requerimientos de liquidez en esta etapa pueden ser significativos. En este caso se puede evidenciar una contradicción entre su capacidad de asumir riesgo y su disposición o deseo.

    Otro caso, podría ser el de una comunidad religiosa que administra fondos para el sostenimiento de largo plazo de la colectividad y con necesidades mínimas de liquidez, en el cual, si bien su capacidad o habilidad de asumir riesgo y consecuente rentabilidad esperada, podría ser mayor, el conocimiento limitado respecto al mercado financiero y la necesidad de presentación de resultados en el corto plazo dentro de su estructura jerárquica, lleva al inversionista a establecer un objetivo de inversión similar a protección de capital en lugar de crecimiento o apreciación del mismo. Es decir, su capacidad de asumir riesgo en sus activos de inversión es mayor a su disposición o intención.

    Ante estas diferencias, el asesor financiero o administrador de portafolio juega un papel importante en la interacción con el inversionista, y debe entonces identificar y entender cada uno de estos componentes para finalmente definir de manera conjunta, el nivel de riesgo y objetivo de inversión de su portafolio. Esto se logra a través de un verdadero entendimiento de las motivaciones y sesgos de los clientes, que solo la cercanía, conocimiento y acompañamiento de los mismos permite obtener.

    Probablemente la decisión inicial deba responder a la alternativa más conservadora entre la capacidad objetiva y su real disposición de asumir riesgo; sin embargo, la labor del gestor del portafolio debe ir encaminada a la coincidencia de estos dos aspectos. Por ejemplo, si la divergencia expuesta se origina por un tema de desconocimiento de mercado, la enseñanza gradual al cliente se convierte en un pilar fundamental, de tal manera que haya una mayor congruencia entre el portafolio de inversiones y el objetivo de inversión que maximizaría sus beneficios.

    La evidencia de estos sesgos comportamentales se presenta en general en todo el proceso de inversión y deben ser identificados y tratados correctamente para evitar tomar decisiones inadecuadas y no cumplir con los objetivos y necesidades de los inversionistas.

    Aversión a la pérdida, otro sesgo emocional
  • Otro ejemplo de sesgo emocional típico que se presenta en las decisiones financieras es la aversión a la pérdida, que a diferencia del supuesto de las finanzas tradicionales de aversión al riesgo, implica que los inversionistas experimentan un mayor dolor o se ven más afectados ante las pérdidas en sus portafolios, respecto al agrado o placer que podría generar una ganancia de igual magnitud. Esto puede llevar a mantener una inversión perdedora por mucho tiempo, a pesar de que el valor justo de dicho activo sea inferior o su calidad crediticia se haya deteriorado. Adicionalmente, este compartimento puede motivar la toma de decisiones irracionales, o que no correspondan al objetivo de inversión y riesgo del portafolio, tomando riesgos excesivos para tratar de recuperar la pérdida experimentada en el activo.

    La presencia y efecto de estos sesgos de conocimiento o emocionales, se pueden minimizar a través de un proceso de inversión disciplinado, que no se enfoque en ganancias y/o pérdidas de activos individuales o de corto plazo, olvidando la estructura general del portafolio y los objetivos del inversionista. Es así, como nuevamente el acompañamiento del administrador del portafolio o asesor financiero es fundamental, ya que debe propender por la gestión del portafolio considerando de manera integral todos sus riesgos, focalizando los objetivos de largo plazo y las asignaciones estratégicas por tipo de activo.

    Las decisiones financieras inevitablemente estarán influenciadas por estos sesgos psicológicos o emocionales, pero la diferencia se encuentra en su reconocimiento e identificación, en la aplicación de procesos de inversión estructurados que establezcan claramente políticas y lineamientos bajo criterios de largo plazo, permitiendo así el cumplimiento de las necesidades y objetivos de inversión.

    ¿Te pareció útil este contenido?

    Continúe leyendo

    05-12-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

    10 aprendizajes que nos dejó el streaming Perspectivas Económicas 2020 con Juan Pablo Espinosa

    En un reciente streaming de perspectivas económicas, Juan Pablo Espinosa Arango, director de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado del Grupo Bancolombia, hizo un completo análisis de las proyecciones globales y locales para el 2020.

    03-12-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

    Demanda de cemento en el 3T19 es la más alta en los últimos cuatro años

    El tercer trimestre de 2019 cerró con un balance muy positivo para el sector cementero. Conozca aquí el análisis de cómo estuvo la demanda, precios y otras cifras destacadas de la construcción en Colombia.

    02-12-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

    Tulipanes, pitillos y unicornios: la influencia de las narrativas en la vida económica

    Las organizaciones pueden beneficiarse si tienen más en cuenta la forma como diferentes narrativas pueden afectar sus actividades. Conozca cómo aplicar las narrativas en los negocios.

    Suscríbase a nuestro boletín
    Capital Inteligente

    • Para conocer
      el acontecer económico.
    • Para tomar mejores
      decisiones de inversión.
    • Para compartir
      información de valor.

    Lo más reciente

    Compartir

    Enlace para Linkedin

    ¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.

    Complementary Content
    ${loading}