Skip to main content
ico

6 características clave para la selección estratégica de inversiones

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Mercado de capitales06-12-2016

Por Andrés Villalobos Ochoa
Gerente de Portafolio / Asset Management Bancolombia

6 características clave para la selección estratégica de inversiones

La mayoría de ustedes seguramente han escuchado en algún momento sobre Warren Buffet. Conocido como el “oráculo de Omaha”, ha demostrado ser uno de los inversionistas más exitosos de la historia. ¿Cuál es su aproximación? ¿Cuál es fórmula de éxito? La respuesta, en el concepto moderno conocido como “Factor Investing”.

Una de las alegorías favoritas de Ben Graham, profesor de Columbia Business School a comienzos del siglo pasado, dice así: “Suponga que usted es accionista de una entidad. Uno de sus socios, el Señor Mercado, cordialmente y de manera diaria comparte con usted el valor aproximado de su participación en la sociedad. En esta conversación, le ofrece comprar o vender participación en la empresa basado en su apreciación diaria. A veces, el precio discutido parece justo basado en el desarrollo del negocio, y a veces el entusiasmo o miedo del Sr. Mercado le da un precio a la sociedad desajustado de la realidad. Depende de usted tomar o dejar la oferta que le realiza el emocional y poco racional Sr. Mercado”.

Esta alegoría fue publicada en el libro El Inversionista Inteligente de 1949, considerado como una Biblia del análisis de inversiones y descrito por Warren Buffet como: “Por lejos, el mejor libro sobre inversiones escrito en la historia”. Este libro desarrolló en su época un nuevo paradigma de inversiones que explota la idea de comprar acciones, que aparentan estar subvaloradas bajo alguna forma de análisis fundamental: estudio de los estados financieros, el entorno económico y sus expectativas de desempeño financiero. A esa escuela de pensamiento se le llamó Value Investing y ha probado a través del tiempo ser una exitosa estrategia de inversión.

En los 90, los académicos Fama y French, observaron que para el mercado accionario, las acciones de compañías pequeñas tenían mejor desempeño en precio que las grandes, y que las acciones de alta relación precio de mercado sobre valor en libros, ganaron más precio a través del tiempo que las de baja relación precio mercado sobre valor en libros. Fama y French observaron que el mercado racionalmente incorporaba en los precios esos atributos, y concluyeron que dos factores -tamaño y valor- eran fuertes determinantes de retornos futuros superiores al mercado. En esos estudios encontraron que, entre más fuerte el atributo, más alto los excesos de retorno. Estas observaciones conmemoraron el nacimiento del concepto de “Factor Investing”.

Descrito de una manera simple y sencilla, “Factor Investing” es identificar de manera cuantitativa estrategias (factores) asociadas a retornos superiores al mercado o referente. Esto es, un grupo de características comunes entre acciones de compañías que definen su retorno y riesgo.
A pesar de que sus elementos básicos han sido descritos por décadas, solo en los últimos 10 años ha ganado adeptos de la estatura del Norges Bank Investment Management (NBIM), quien es el fondo soberano más grande del mundo con 840 billones de dólares en activos bajo administración, y el fondo de pensiones público más grande de EE.UU: el California Public Employees' Retirement System (CalPERS).

Los principales factores que han demostrado persistencia y consistencia a trvés del tiempo
Resumen de principales factores sistemáticos conocidos

Adopción de factores 

Si la investigación académica lleva más de 2 décadas, ¿por qué apenas está comenzando a ser adoptada? El interés en “Factor Investing” tuvo su renacimiento luego a la crisis financiera del 2008, bajo la premisa de entender los factores relevantes en los retornos de los gestores de inversiones y cómo mejorar la diversificación.

Adicionalmente, vivimos en un escenario de tasas de rentabilidad esperadas históricamente bajas, en donde los inversionistas esperan eficiencias mayores con menor complejidad. En este escenario, el uso de factores puede proveer un mejor entendimiento del riesgo y el retorno, y cumplir objetivos de mejor diversificación.

Otra importante razón que explica su adopción, ha sido que el uso de factores se ha apalancado en la fuerte popularidad de los fondos de acciones pasivos, más conocidos como ETF’s (Exchange traded funds). Recordemos que los ETF’s son estrategias de inversión pasivas, que tienen como estrategia seguir la misma ponderación un índice de mercado accionario predeterminado. En general, un índice accionario ponderado por la capitalización de mercado es la mejor representación de la clase de activo, y es considerado como un referente (benchmark) y base de discusión para la construcción de un portafolio de activos del mismo mercado. En este caso, el peso de una compañía en el índice accionario depende de su capitalización de mercado, y otros atributos quedan descartados. Si una compañía tiene características deseables, idealmente queremos en nuestro portafolio más exposición a estas características. Y precisamente este punto es el lado negativo de los fondos índice: las ponderaciones de las acciones en el índice con características positivas no son aumentadas y viceversa.

Si usted se sobrepondera en un portafolio de inversiones hacia alguno de los factores deseados, esta asignación estratégica es en la práctica “Factor Investing”. Si utilizamos los conceptos de factores en la construcción de portafolios que sigan de manera pasiva índices de mercado accionario, llegamos al concepto de Smart Beta.

Conclusión 

Andrew Ang, profesor de finanzas en Columbia University propone finalmente la siguiente analogía: los Factores son a los activos, como los nutrientes a la comida. Por mucho que nos alimentemos, es finalmente la calidad de los nutrientes lo relevante. En inversiones, son los factores los que verdaderamente importan.

Sin embargo, nuestra experiencia en inversiones nos indica que cada factor tiene su lugar y momento en el tiempo. Esto quiere decir que los retornos asociados a cada factor varían con el tiempo. En otras palabras, los factores pueden tener un bajo desempeño por un tiempo muy largo, debido a la ciclicidad de los retornos de los factores. Esto se explica por qué cada factor es sensible a los elementos macroeconómicos. Sin embargo, no todos reaccionan de la misma manera a los mismos estímulos y por lo tanto pueden tener entre ellos –los factores- bajas correlaciones. También aplica que la diversificación entre diferentes factores ayuda a reducir riesgo y bajos desempeños.

En resumen, cada factor tiene su momento y régimen específico, los factores permiten identificar qué grupo de acciones tendrá mejor desempeño en un momento del ciclo económico.

¿Te pareció útil este contenido?

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.