Skip to main content
ico

Preparando el camino para la competitividad colombiana

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial06-09-2017

Por Jairo Julián Agudelo Restrepo
Gerente de Investigaciones Económicas en Renta Variable / Grupo Bancolombia

Preparando el camino para la competitividad colombiana

Desde que se inició el Plan Maestro de Infraestructura en el año 2013, en Bancolombia hemos realizado un seguimiento detallado de los proyectos, los riesgos, las oportunidades y el impacto que este tendrá en la economía colombiana. En ese momento adoptamos una posición muy positiva con respecto al Plan Maestro de Infraestructura Gubernamental que buscará recuperar la competitividad de las empresas colombianas. Este Plan Maestro se centra especialmente en la red vial a través de un ambicioso plan denominado Programa de Concesiones Viales de Cuarta Generación (4G) por un valor cercano a los COP47bn, que tiene como objetivo construir y reparar unos 8.000 km de carreteras en el territorio colombiano.

Desde entonces hemos visto importantes mejoras que fortalecen nuestra visión positiva de este programa que pronto comenzará a tener un impacto positivo en el desempeño del PIB colombiano, el desempleo, el transporte y en ahorros de costos logísticos para las empresas colombianas. Cabe destacar que según el Informe de Competitividad Global 2016-2017 del FME, Colombia ocupa el puesto 61 entre 138 economías, pero apenas el 84 en infraestructura, por encima del puesto 92 ocupado en 2013, situación que hasta ahora no sido afectada por el mencionado proyecto de inversión en infraestructura, este apenas está comenzando.

Antes de hablar sobre el estado actual de este plan maestro también vale la pena mencionar el desafiante escenario macroeconómico que representó la fuerte caída de los precios del petróleo para la economía colombiana, lo cual ha tenido un impacto negativo en el desempeño de nuestro PIB, la perspectiva de crédito y el déficit de cuenta corriente, que finalmente tuvo una fuerte presión sobre nuestra tasa de cambio. Todo esto ha puesto en entredicho el éxito de estos proyectos de infraestructura, su apalancamiento y la llegada de empresas internacionales de construcción que son una necesidad, debido a que los jugadores locales no tienen el balance para apoyar esta masiva inversión.

Por otra parte, esta presencia internacional también es requerida para lo que está por venir en términos de la infraestructura que se requiera más allá del Programa de Concesiones 4G. Según el Plan Maestro de Transporte Intermodal (PMTI, 2015-2035), el portafolio de proyectos de infraestructura, que incluye el mencionado Programa de Concesiones 4G, asciende a COP207bn/USD69bn, de los cuales:

 

 

Proyectos de infraestructura

El sector de la construcción se mueve por encima del PIB
  • En los últimos años, el desempeño del sector de la construcción ha estado por encima del promedio del país. Iniciativas importantes como el programa de vivienda social y algunos proyectos clave de infraestructura como Hidrosogamoso, Hidroituango y la Ruta del Sol, entre otros, han llevado a una creciente demanda de cemento y concreto.

    En 2016 la producción de cemento creció un 11%, a 12,4 millones mt frente a 2013, pero disminuyó 4% comparado con 2015 dado el impacto negativo que la fuerte caída del precio del petróleo ha tenido sobre la economía colombiana, así como el retraso en el inicio de la fase de construcción del Programa de Concesiones 4G. Sin embargo, el PIB de la construcción fue del 4,1% para el 2016, muy por encima del 2% que mostró la economía colombiana, dando señales de que el sector de la construcción está ganando impulso y que su motor está empezando a mostrar lo que se espera llegue con la construcción del Plan Maestro de Infraestructura que debe arrojar resultados a partir del cuarto trimestre de 2017.

    Además, el consumo per cápita en Colombia ha estado aumentando desde 2010, pasando de 196 kg per cápita a 265,7 kg per cápita en 2015, aumentando en promedio 6,3%.

    La estructura del sector también ha mejorado; aumentó el consumo de cemento a granel que en 2010 representó 26% del total de despachos de cemento a que en 2016 se presentará un 32,5%, en línea con nuestras expectativas de mayor consumo por parte de proyectos de infraestructura que requieren cemento a granel en lugar de por bultos.

    Con esto en mente, esperamos que el PIB de la construcción crezca 3,4% en 2018, por encima del 2,6% de la economía en general, influenciado por el desarrollo del programa de concesiones 4G que verá un impacto material durante el año 2018.

    Estado actual de la red vial colombiana
  • La red vial colombiana asciende a 204.855 km, de las cuales las rutas primarias representan apenas 8,5%, con 17.434 km. Sin embargo, el 91,5% restante corresponde a vías secundarias y terciarias que buscan conectar municipios y veredas con los principales centros de producción y corredores logísticos que van a los puertos.

    Las rutas terciarias, que representan 142.284 km, son quizás las que más contribuyen al déficit que caracteriza las carreteras en Colombia. Por esta razón, el gobierno puso en marcha el Plan Maestro de Transporte Intermodal (PMTI, 2015-2035), explicado anteriormente, y a través del Conpes 3857 de abril de 2016 se definió una estrategia con el objetivo de ayudar al desarrollo y configuración de la red vial terciaria para el crecimiento económico y social de las regiones.

    Este Conpes centrada en la red terciaria y administrada por la nación, los departamentos y municipios, establece una política pública con las directrices para este conjunto de vías y que representa el 70% de la red vial del país.

    Destacamos la intención de implementar buenas prácticas en los procesos de adquisición, lo que a nuestro juicio es una variable clave para un proceso de asignación transparente, exitoso y para la posterior inversión y finalización de las obras. En este punto específico, las contribuciones de la nación estarán condicionadas a los siguientes elementos que deben cumplir las entidades territoriales en sus procesos de contratación, para que se conviertan en una verdadera contratación pública:

    • Hojas de solicitud y contratos de trabajo estándar.
    • Estudios del sector y requisitos de habilitación definidos por el comité Colombia Compra Eficiente.
    • Desarrollar el proceso de contratación a través del SECOP.

    Para profundizar en este último punto, un estudio realizado por la Cámara Colombiana de Infraestructura muestra que el 83% de las licitaciones en los municipios en 2014 solo recibió una propuesta; 50% en el caso de los departamentos. Estas cifras expresan la urgencia de superar esta realidad que ensombrece la transparencia y eficiencia en la contratación pública y la necesidad de extender este tipo de directrices, definidas en el Conpes, a otros proyectos financiados por el gobierno.

    Estado actual del plan maestro de infraestructura
  • ¡El Programa de Concesiones 4G es una realidad! Hasta el momento, el gobierno ha otorgado 30 proyectos con una inversión estimada de COP54,8bn, de los cuales el 27% provendrá de empresas internacionales de construcción de países como China, Israel, España, Portugal, Costa Rica, Ecuador, entre otros.

    De todos estos proyectos, la primera ola (nueve proyectos con una inversión estimada de COP17,5bn), algunos de la segunda ola (nueve proyectos con una inversión estimada de COP17,7bn) y algunas APP de iniciativa privada (11 proyectos con una inversión estimada de COP18,7bn) han acreditado el cierre financiero ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI); algunos ya están en fase de construcción, pero la mayoría se encuentran en pre-construcción, por lo que el impacto actual sobre el PIB y la demanda de cemento no es material y se espera que sea totalmente activo a partir del cuarto trimestre de 2017.

    De acuerdo con nuestras estimaciones, el Programa 4G incrementará el consumo de concentro en un 7% anual, con un impacto similar sobre el cemento, mientras que requerirá un incremento del 20% en agregados, manteniendo una tendencia positiva para cementeras como Cementos Argos y CLH.

    Además, y de acuerdo con el PMTI, en el decenio 2015-2025 también veremos una inversión de COP3,5bn en transporte fluvial, COP4bn en ferrocarriles, COP15bn para el metro de Bogotá y COP16bn para la intervención de 51 aeropuertos colombianos.

    ¿Está listo el mercado para lo que está por venir?
  • La capacidad actual de producción de cemento en Colombia alcanza 16 millones de toneladas, mientras que la demanda anual es de alrededor 13 millones para un factor de utilización total de aproximadamente 80%. Sin embargo, la utilización varía dependiendo de la región; la zona central funciona aproximadamente al 85%, mientras que en la costa norte la utilización disminuye a alrededor del 60%.

    Previniendo el aumento de la demanda de cemento proveniente del Plan Maestro de Infraestructura, las empresas de cemento comenzaron la expansión de los proyectos greenfield y brownfield que estarán a la altura de la creciente demanda. Así, se espera aumentar la capacidad en el territorio colombiano a alrededor de 3,6 millones de toneladas de cemento al año; esto se dará por fases a partir del segundo semestre de 2017, pero la mayor parte estará lista en 2019.

    La expansión principal proviene de jugadores actuales como Cemex Latam Holdings, que está terminando la construcción de su planta integrada de producción de cemento en Maceo, Antioquia, con una capacidad total de 1,1 millones de toneladas de cemento al año (+25%) y que debería ser operativa en el segundo semestre de 2017. También está Cementos Argos que inició recientemente la operación de un proyecto brownfield en Río Claro, Antioquia, amplió la capacidad en 900.000 toneladas de cemento al año; además en Sogamoso, Boyacá, donde buscará aumentar la capacidad en 2,3 millones de toneladas adicionales de cemento al año (+24%) y que estará operativo en 2019. Siguiendo esta tendencia, otros jugadores menores como Ultracem y San Marcos también han ampliado su capacidad, pero en menor escala: alrededor de +300.000 toneladas entre ambas empresas.

    Del mismo modo, un nuevo jugador llegará al mercado: Cementos Molins, de España se asoció con Corona, multinacional colombiana de azulejos, pisos y baños. Esta alianza invertirá cerca de USD 330 millones en una planta de 1,35 millones de toneladas de cemento al año en Río Claro, Antioquia, que probablemente comenzará a operar en 2019.

    Todas estas iniciativas de expansión apoyarán el aumento esperado de la demanda, por lo cual no prevemos un impacto potencial sobre los precios, ya que con una tasa de crecimiento promedio del 6% (tasa de crecimiento promedio desde 2010) la demanda de cemento subiría a 14,6 millones de toneladas al año en 2019, cuando la producción de cemento alcanzará su punto máximo en 19,6 millones, con un factor de utilización del 75%. Esto, sin mencionar que una parte todavía material de esa capacidad instalada proviene de la tecnología húmeda (4 millones), que probablemente disminuiría su operación debido a los mayores costos de producción en comparación con la tecnología seca, que empezamos a ver con la decisión de Cementos Argos de cerrar la operación de las plantas de cemento húmedas de Barranquilla y Cartagena, que suman alrededor de 2 millones de toneladas de cemento al año.

    Los precios han estado bajo presión en los últimos 12 meses
  • Según el índice de costos de construcción de vivienda y de construcción pesada, presentados por el DANE, los precios del cemento han caído 7,44% y 7,85% en 2016. A nuestro juicio, este desempeño es generado por un menor dinamismo en la demanda, como se explicó anteriormente, así como por un entorno de precios agresivos principalmente en la costa norte.

    Sin embargo, los resultados financieros de las compañías de cemento han demostrado resistencia a este desempeño, manteniendo márgenes operativos positivos que muestran el compromiso de la gerencia con la eficiencia operativa para apoyar esta coyuntura.

    Así mismo, esta nueva tendencia podría llevar a la potencial revisión de algunos proyectos de inversión como el de Cementos Molins y Corona, que aún no han iniciado construcción, cuestionando la entrada en operación de estas 1,35 millones de toneladas de cemento al año a partir de 2019.

    Perspectiva
  • Creemos que Colombia enfrenta un punto de inflexión para el desempeño de su red de infraestructura y la competitividad de sus empresas. El Plan Maestro de Infraestructura es el proyecto que buscará recuperar la falta de inversión que no se ha hecho en Colombia en las últimas dos décadas, lo que ayudará a mejorar la calidad del desempeño del PIB colombiano, disminuyendo su dependencia del sector de hidrocarburos, fortaleciendo el sector de la industria, que depende más de los factores de la demanda interna y no tanto de los precios del petróleo.

    Sin duda, la industria colombiana del cemento experimentará un impulso en la demanda de cemento en los próximos años, que depende no solo del mencionado Programa de Concesiones 4G, sino también de nuevos proyectos que mantendrán la inversión en el sector de infraestructura en las próximas dos décadas. Las empresas de cemento están listas para aprovechar estos proyectos, ahora más que nunca ya que la devaluación del peso colombiano ha interpuesto una barrera natural contra la importación de cemento.

    Sin embargo, esperamos una mayor consolidación en el sector de la tecnología seca, con la desactivación de la húmeda en algunas regiones como la costa norte y el interior, donde la tecnología seca tomará la delantera. Dicho esto, la creciente demanda no presionará más los precios, dado el esperado aumento en la capacidad de cemento una vez que el 4G esté en plena fase de construcción.

    Compartir

    Enlace para Facebook
    Enlace para Linkedin

    ¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.