Skip to main content
ico

Del mundo de los combustibles fósiles al de los autos eléctricos

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial11-10-2016

Por Juan Camilo Dauder
Analista Líder de Petróleo y Energía / Investigaciones Económicas en Renta Variable / Valores Bancolombia

Federico Pérez
Analista de Petróleo / Valores Bancolombia

Del mundo de los combustibles fósiles al de los autos eléctricos

Desde comienzos del siglo XX, cuando la popularización del Motor de Combustión Interna (MCI) y la revolución automotriz desatada por Ford se expandió por el mundo, los combustibles líquidos han jugado un rol esencial en el crecimiento económico y en el desarrollo.

Desde entonces, se erigió toda una industria con un complejo entramado de redes logísticas, centros de almacenaje, estaciones de servicio y servicios complementarios, y con ella, ha podido observarse cómo la demanda de hidrocarburos líquidos ha ganado espacio en la matriz energética global año tras año, y según los últimos informes, parece que seguirán teniendo un rol preponderante hacia futuro.

Combustibles fósiles al año 2035: un rol preponderante pero menos relevante

De acuerdo con el escenario central del BP Energy Outlook – 2035 en su edición 2016, caracterizado por un PIB mundial que se duplica y una población que crece en 1.500 millones de habitantes, los combustibles fósiles continuarán siendo la forma dominante de energía en el suministro de la expansión global, proporcionando el 60% de la energía adicional requerida y representando casi el 80% del suministro total de energía a 2035.

Sin embargo, al analizar con un poco más detenimiento las cifras, el estudio da cuenta de otras reveladoras tendencias. Si bien es cierto que los combustibles fósiles serán casi el 80% que menciona la compañía, puede apreciarse una importante dilución de estos en la matriz energética mundial. Según BP, pasarán de representar 86% en 2015 a ser 79.8% en 2035, es decir, su participación seguirá diluyéndose como ya venía haciéndolo anteriormente. Al respecto, vale la pena destacar que según los números de BP, el uso de combustibles fósiles representaba el 88,1% de la matriz en 1990 y 87% en 2010.

De acuerdo con las cifras reveladas en el documento, la dilución que tendrá lugar en la relevancia energética de los combustibles fósiles sucederá principalmente por la interacción de dos factores:

  • La creciente participación de las energías renovables, cuyo aporte en la matriz pasaría de 2.7% en 2015 a 7.9% en 2035.
  • El menor peso de los combustibles líquidos, los cuales diluirían su participación desde 32.8% en 2015, hasta 29.6% en 2035, y aunque estarán amortiguados por una participación creciente del gas natural desde 24.2% en 2015 hasta 25.6% en 2035, esto no será suficiente para contener el también decreciente comportamiento del carbón, que pasará de 29% a representar 24.7% en el período antes referido.

No obstante, esto no quiere decir que no habría crecimiento de volúmenes, pues según BP el mundo pasaría de un consumo de 4.293 millones de toneladas de petróleo equivalentes (Mtpe) de combustibles líquidos, a 5.115 Mtpe, lo que implica una expansión volumétrica de 19.1% entre 2015 y 2035 (0.88% anual compuesto), como se observa en la gráfica 5.

Con lo anterior, BP preserva dentro de su escenario base la condición de que año tras año se ha observado una demanda de combustibles líquidos creciente.

Por su parte, la EIA (Energy Information Administration) en su informe de perspectivas energéticas para Estados Unidos, segundo mayor consumidor mundial de energía, presenta un panorama en el que las tendencias de participación dentro de la matriz no difieren significativamente de lo esperado por BP.

Según la EIA, la participación de los combustibles fósiles en la matriz energética estadounidense pasará de 83.8% en 2015, a 79.3% en 2035 y 78.9% en 2040. Con esto la EIA confirma lo mencionado por BP para la matriz global, que no es otra cosa que una perspectiva de menor incidencia de los combustibles fósiles.

De hecho, EIA también confirma la menor incidencia de los combustibles fósiles líquidos y una declinación material del uso del carbón, mientras prevé un repunte del uso del gas natural y un gran avance de las energías alternativas. Así, en términos generales las tendencias no difieren mayormente con las pronosticadas por BP.

Sin embargo, en las perspectivas de EIA se presenta un escenario en el que, incluso con algunas fluctuaciones, básicamente hay un congelamiento de los volúmenes de combustibles líquidos, tanto fósiles como en biocombustibles. Según los datos de la EIA, el consumo de combustible líquido pasará de 37,27 quadrillones de btu (qbtu) en 2015 hasta 37.62 qbtu en 2035, lo que implica un crecimiento de tan solo 1% en todo el período de referencia, y dejaría un crecimiento anual compuesto de 0.05%, prácticamente nulo.

A 2040 se estima un consumo de combustibles líquidos de 38,36 qbtu que implicaría un crecimiento de 2,9% en el período referido y un crecimiento anual compuesto de 0.1%.

Con lo anterior, se cuestionaría lo que ha sido básicamente una constante año tras año desde que se inició la revolución del automóvil, es decir, que existan crecimientos sostenidos de la demanda. Esto al menos para los Estados Unidos.

Para el caso particular de Colombia, existen dos documentos importantes con nociones un poco divergentes. De un lado, está el Plan Energético Nacional Colombia: Ideario Energético a 2050, publicado por la UPME (Unidad de Planeación Minera Energética) en versión preliminar en el año 2015. En segundo lugar está el Plan Nacional Generación Transmisión 2015 -2029, en el que se hace un balance en el uso de fuentes de energía pero solo en el contexto de la generación.

El primero de los anteriores pronostica, en contravía de las tendencias mundiales y de los países desarrollados, que el consumo de combustibles fósiles presentará incrementos significativos. Según las cifras presentadas por este informe, la demanda de energéticos pasaría de 406 PentaJoule (PJ) en 2015 a 610 PJ en 2030 y 920 PJ en 2050, lo que implicaría crecimientos de 38.9% (2.2% anual compuesto) al 2030 y de 106% al año 2050 (2.1% anual compuesto).

Las cifras indican igualmente una expansión de la relevancia de los combustibles líquidos en la matriz del país, ya que estos pasarían de representar el 37.5% del consumo energético en 2015, al 41.2% para el año 2050. Cabe destacar que en las cifras contempladas por este plan no se encuentran incluidas tecnologías renovables.

No obstante, en el Plan Nacional Generación Transmisión 2015-2029 sí se incluyen fuentes de energía renovables en algunos escenarios. Con esto se daría cuenta de que sí existen iniciativas de reemplazo de uso de combustibles líquidos. En los escenarios Nro. 8 al 12 (de 12) la entidad presenta alternativas de expansión en función de la incorporación de generación eólica y de otros renovables no convencionales que contribuirían a un uso menos intensivo de los mismos en la generación de energía en Colombia.

Energías renovables y autos eléctricos: una nueva realidad en energía y movilidad

Según indican varios estudios, esta amplia preponderancia de los combustibles fósiles líquidos podría verse afectada con las energías renovables y los autos eléctricos. Si bien aún las tendencias no son claras, y por tanto hoy no puede responderse con precisión sobre el impacto futuro del mismo, existen desarrollos y puntos de vista que invitan a un análisis serio y señalan que su importancia podría disminuir.

Según un estudio de PricewaterhouseCoopers (PWC), titulado “Nuevo futuro de la energía, perspectivas para la transformación del sector de petróleo y gas”, en el que se aborda el tema de disrupción energética y el impacto de las nuevas tecnologías, se establece que las compañías del sector tienen que hacer frente a retos fundamentales en los próximos 5 a 15 años, independientemente de la perspectiva o de su rol en la cadena de valor.

Con respecto al downstream, la etapa de la cadena en la que se encuentran la comercialización y distribución de productos derivados del petróleo, el documento expresa que sus perspectivas dependerán en gran medida de cómo evolucione la demanda de productos de transporte, y que esta a su vez dependerá en buena parte de la evolución de las tendencias en movilidad y la eficiencia de motores, además de la sustitución de los combustibles derivados del petróleo.

De lo anterior, el estudio concluye que los modelos de negocio deberán cambiar y que para ello los comercializadores deberán considerar adaptar su oferta con servicios post-venta de valor agregado, para poder afianzar sus relaciones de confianza con los clientes. Y anota que “de la misma manera en que las cadenas de supermercado cambiaron el panorama en la comercialización de combustibles, los participantes del mercado necesitarán innovar para mantener su ventaja competitiva”.

¿Qué tan incidente y próxima sería esta disrupción? 

Conclusiones 

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

26-04-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

Cómo triunfar en una economía social conectada

Contribuir a que las personas puedan direccionar su escasa atención a aquello que les da mayor vitalidad es el foco del líder actual. Descubra cómo cuidar la atención de su equipo de trabajo.

25-04-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

2019 continúa por la senda de recuperación

El sector se mantiene con cifras positivas con la demanda de cemento al alza y los precios incrementando. Profundice en el panorama del sector.

23-04-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

Demanda de energía del mercado no regulado continúa fortalecida

El crecimiento en la demanda de energía del sector no regulado y la recuperación en la generación hidroeléctrica hacen de marzo un mes positivo para la energía. Profundice en las implicaciones de este y otros datos.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.