Skip to main content
ico

¿Cómo impactará el fenómeno de La Niña a la inflación en Colombia?

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial01-12-2017

Por Investigaciones Económicas
Grupo Bancolombia

¿Fenómeno de La Niña e inflación en Colombia

Creemos que el fenómeno de La Niña generará presiones a la baja moderadas en la inflación en los próximos meses. En efecto, un reporte del 9 de noviembre del IRI indica que en el océano Pacífico se están presentando actualmente las condiciones de un fenómeno de La Niña débil. Además, los modelos de proyección más recientes señalan que es alta la probabilidad de que esta situación persista hasta marzo.

De acuerdo con las estimaciones de la mayoría de los expertos y nuestros propios modelos, la intensidad de este fenómeno se mantendrá moderada. De hecho, estimamos que el índice ENSO, el cual está justo en el umbral de -0,5 que marca el fenómeno de La Niña, en esta oportunidad puede llegar hasta un valor de -0.7. Vale la pena recordar que este fenómeno se asocia en Colombia con un aumento en las precipitaciones por encima de la media histórica.

Tasa de cambio de Argentina

Dada la dependencia de la inflación en el país a las condiciones climáticas, consideramos relevante determinar el posible efecto que tendrá La Niña en los precios al consumidor. Al respecto es conveniente recordar que las alteraciones en el régimen de lluvias afectan principalmente los grupos de alimentos y regulados, que en conjunto tienen una participación de 43,5% en el IPC. Como resultado de ello, la ocurrencia de fenómenos de El Niño y La Niña se han asociado a cambios de tendencia significativos en la inflación anual.

Spread índice EMBI

Sin embargo, esta relación tiene dos particularidades, las cuales han sido identificadas en estudios anteriores. La primera es que el efecto de los fenómenos de El Niño en la inflación es más pronunciado y tiene consistentemente un signo positivo. Por el contrario, los fenómenos de La Niña por lo general implican menores afectaciones las cuales, en la mayoría de los casos, presionan a la baja los precios. En otras palabras, la economía del país opera mejor en épocas de abundantes lluvias que en las temporadas de sequía. Como quedó demostrado el año pasado, en estas la reducción en la oferta de alimentos y el aumento de tarifas de servicios públicos como la energía y el gas conllevan presiones inflacionarias significativas.

La segunda particularidad es que el impacto inflacionario de estos fenómenos depende de forma directa de su intensidad: cuando se trata de eventos fuertes, la afectación es mucho mayor, lo que resulta en una relación no lineal. Ambas características se aprecian en la gráfica 3, en la que se muestran valores anuales de inflación de alimentos frente a los valores del índice ENSO.

Evolución de monedas latinoamericanas

Sin embargo, en el caso de Venezuela es importante considerar el contexto político. De acuerdo con el Banco Central de Venezuela, actualmente las reservas internacionales de este país están en un nivel cercano a los US$ 9.700 millones. Esta cifra luce baja frente a los compromisos de deuda que enfrenta el país en lo que resta del año por US$ 1.700 millones y en 2018 por alrededor de US$ 8,000 millones.

Así mismo, los analistas políticos consideran que en un año electoral como lo será el próximo, el gobierno venezolano enfrentaría una disyuntiva entre honrar sus deudas y aumentar las importaciones de bienes. Este último factor sugiere que, a pesar de los anuncios de reestructuración de deuda de Venezuela, la probabilidad de ocurrencia de un evento de crédito seguirá latente.

Metodología de función de impulso-respuesta
  • Para medir el impacto que tendría hoy el fenómeno de La Niña, empleamos la metodología de función de impulso-respuesta generalizada. A través de ella, cuantificamos el efecto que generaría sobre la inflación total y de alimentos choques de 1 y 2 desviaciones estándar en el índice ENSO. Asociamos el primer choque a un fenómeno bien sea de El Niño o La Niña moderado, en tanto que el segundo correspondería a uno fuerte. Los resultados para la inflación de alimentos se resumen en la gráfica 4.

    Como se aprecia, mientras que un choque instantáneo semejante a un fenómeno de El Niño impulsaría al alza los precios de los alimentos de forma significativa y persistente, un fenómeno de La Niña tendría una influencia opuesta. Para el caso del evento que estamos previendo para los próximos meses, se presentaría una desaceleración de hasta 31 pbs en su variación anual. El efecto más apreciable sería entre 8 y 9 meses luego de presentado el choque. Después de ese punto, el efecto empieza a disiparse paulatinamente.

     

    La inflación total respondería de una forma similar a la de alimentos, aunque en una menor proporción. Como se muestra en la gráfica 5, la función de impulso-respuesta de las variaciones del IPC también sugiere una reacción positiva y de larga duración para los fenómenos de El Niño, y negativa y moderada para el caso de La Niña.

    Específicamente, para un fenómeno débil como el que esperamos que impere hasta los primeros meses de 2018, la máxima respuesta a la baja de la inflación total sería de 8 pbs. Además, esta se presentaría entre los meses 3 y 4 luego de que haya tenido lugar el choque. Tal respuesta se daría, por lo tanto, en el primer semestre del próximo año, y se disiparía en la segunda mitad de 2018.   

     

     

    Conclusiones
  • En suma, nuestro análisis del fenómeno de La Niña que está empezando a configurarse en las aguas del océano Pacífico arroja las siguientes conclusiones:

    Corrobora nuestra perspectiva de que hasta mediados de 2018 la inflación de alimentos permanecerá baja

    Como lo ilustramos en la gráfica 6, nuestro escenario base contempla que la variación anual de los precios de este grupo de productos se desacelerará hacia el cierre de este año y durante los primeros meses de 2018. De esta forma, hacia mediados del próximo año el indicador seguirá por debajo de 2% y tan solo cambiará de tendencia en el segundo semestre de 2018. Tal comportamiento esperado es consistente con los hallazgos de nuestro análisis.

    Reafirma la expectativa de que la inflación cerrará este año en el rango meta

    Esperamos que por primera vez desde 2014 en diciembre la variación de los precios estará entre el 2% y el 4%. Con el escenario meteorológico planteado en este reporte, tal perspectiva se torna todavía más probable.

    Incrementa los riesgos a la baja en materia de precios, en particular durante el primer semestre de 2018

    En nuestro escenario bajista (ver gráfica 7) la inflación podría moderarse hasta 3,8% en diciembre de este año y 3,1% a finales del próximo. Con la materialización de un fenómeno de La Niña débil tal senda se torna más probable, pero no como para sustituir nuestro escenario base. Además de la baja intensidad que tendrá el evento y que ya mencionamos, lo anterior se sustenta en el hecho de que en la formulación de nuestro pronóstico central ya hemos incorporado previamente un escenario de índice ENSO correspondiente a una Niña débil.

    Si conduce a una reducción adicional en las expectativas de inflación, La Niña podría brindar más argumentos al Banco de la República para continuar implementando una política monetaria expansiva

    Si bien se supone que un banco central con esquema de inflación objetivo no debería reaccionar a los choques exógenos como los que provienen del clima, el fenómeno de La Niña y su efecto a la baja en la inflación sería un factor que podría afianzar una corrección en las expectativas de inflación. Lo anterior facilitaría la labor de reducción en la tasa de intervención hasta niveles que soporten la recuperación de la actividad productiva. Al respecto, vale la pena recordar que esperamos que la tasa de intervención se reduzca hasta 4,25% hacia abril de 2018, y que se mantenga en tal nivel hasta el primer trimestre de 2019.  

    ¿Te pareció útil este contenido?

    Suscríbase a nuestro boletín
    Capital Inteligente

    • Para conocer
      el acontecer económico.
    • Para tomar mejores
      decisiones de inversión.
    • Para compartir
      información de valor.
    [

    Lo más reciente

    Compartir

    Enlace para Linkedin

    ¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.