Con un crecimiento esperado de 5,5% en 2021, Bancolombia prevé que la recuperación de la economía colombiana empezará el próximo año

Resumen:

A medida que la incidencia de la enfermedad se reduzca tanto en Colombia como en el resto del mundo, se prevé que la economía empezará en 2021 un proceso de recuperación gradual.

  • Para 2020, el pronóstico de variación del PIB se revisó de -6% a -7,5%.
  • El avance del Covid-19 y las medidas sanitarias seguirán definiendo el desempeño económico en lo que queda de 2020 y en 2021.
  • A medida que la incidencia negativa de la enfermedad se reduzca tanto en Colombia como en el resto del mundo, se prevé que la economía empezará en 2021 un proceso de recuperación gradual.
  • Sectores como la construcción, la minería y el comercio se beneficiarán el año entrante de la reactivación de la demanda tanto foránea como doméstica.
  • La desocupación urbana promediaría 19,3% en 2020 (tasa similar a la proyectada en mayo), y se ajustaría a 17,3% en 2021.
  • Se estima que la inflación cierre 2020 en 1,3%, y que se acelere gradualmente a 2,3% para finales del próximo año.
  • En lo que respecta a la política monetaria, el nuevo escenario base contempla un recorte adicional de 25 pbs en la tasa de referencia, hasta un nivel terminal de 1,75%.

El equipo de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado del Grupo Bancolombia acaba de lanzar sus proyecciones para la economía colombiana para el resto de 2020 y 2021. A continuación, se detallan los elementos más importantes de estos nuevos escenarios:

Crecimiento económico


La inédita combinación de choques a los que ha estado expuesta la economía de Colombia durante este año, encabezada por la pandemia, la recesión global y la caída de los precios de las materias primas, conducirá en 2020 a una contracción estimada en el rango de -6,5% y -10%, con un valor más probable de -7,5%, cifra que se revisó a la baja desde -6%.

Esta proyección supone que la caída más pronunciada de la actividad productiva ha quedado atrás. No obstante, en la nueva fase de coexistencia con el Covid-19 en la que está entrando el país, las decisiones de gasto e inversión estarán condicionadas por la incertidumbre sobre el avance futuro de los contagios, así como por los efectos secundarios de la contracción que tuvo lugar durante la cuarentena. De esta manera, se estima que las variaciones negativas del PIB persistirán hasta el primer trimestre de 2021.

A medida que la incidencia de la enfermedad se reduzca tanto en Colombia como en el resto del mundo, se prevé que la economía empezará en 2021 un proceso de recuperación gradual. Es así como el escenario base para el próximo año contempla un crecimiento real de 5,5%, el cual estará impulsado por las reducciones en las tasas de interés, así como por las medidas de estímulo formuladas por el Gobierno.

De la misma forma, sectores que han experimentado marcadas contracciones en lo que va de 2020, como la construcción, la minería y el comercio, se beneficiarán de la reactivación de la demanda tanto foránea como doméstica. Así, en el balance sectorial se anticipa que el próximo año todas las actividades mostrarán variaciones positivas.

Vale la pena resaltar que el despegue definitivo de la economía colombiana después de los sucesos recientes dependerá de la implementación de una solución definitiva a la pandemia, bien sea a través de una vacuna o una solución terapéutica de alta efectividad. Igualmente, será necesario continuar la ejecución de los planes de reactivación, así como apoyar el empleo, el tejido productivo y la estabilidad financiera. Por lo tanto, estimamos que retornar a la senda de ingreso por habitante observada antes del Covid-19 puede tomar alrededor de 5 años.

Mercado laboral 


Uno de los efectos más marcados de la cuarentena en la economía ha sido la destrucción de puestos de trabajo, la cual ha conducido a uno de los mayores aumentos en la tasa de desempleo de los que se tengan registro. En ese sentido, se pronostica que la desocupación urbana promediará 19,3% en 2020 (tasa similar a la proyectada en mayo), y que se ajustará a 17,3% en 2021.

En el mediano plazo, el mercado laboral seguirá enfrentando retos importantes. En ese sentido, para retornar a tasas de desempleo de un dígito será importante avanzar en ajustes estructurales a su funcionamiento, que permitan un aumento sostenido de la mano de obra.

Inflación y tasas de interés


Como resultado de una brecha de producto que permanecerá en terreno negativo durante un tiempo prolongado, así como unas bajas presiones de precios provenientes del grupo de alimentos, se ajustó el pronóstico de inflación para el cierre de 2020 de 1,5% a 1,3%.

A partir del segundo trimestre de 2021, momento en el que la actividad productiva empezará a ganar tracción y las medidas de alivio en algunos rubros de la canasta familiar se reversarán, la inflación empezará un proceso de aceleración paulatina. En ese sentido, para finales de 2021, la variación anual del IPC volverá al rango de referencia del Emisor. Específicamente, se prevé que en diciembre del próximo año la inflación llegará a 2,3%.

En lo que respecta a la política monetaria, nuestro nuevo escenario base contempla un recorte adicional de 25 pbs, hasta una tasa terminal de 1,75%. Tal nivel previsto compensa de forma adecuada la necesidad de brindar un estímulo monetario que soporte la recuperación de la economía una vez se disipe la incertidumbre generada por el Covid-19, con los riesgos sobre el financiamiento externo y la estabilidad financiera de Colombia que se derivan de operar con una tasa de referencia en mínimos históricos.

Solo hasta el segundo semestre de 2021 se contempla un aumento de la tasa de referencia, que concluirá el próximo año en 2%.

Los ganadores de la segunda ronda de los World’s Best Digital Banks Awards 2020 de Global Finance se anunciarán en el mes de octubre. 

Noticias destacadas

Subscríbete a
nuestro boletín

¿Quieres conocer nuestras últimas noticias? Con un solo clic puedes tener en tu correo los comunicados oficiales de Grupo Bancolombia.