Skip to main content

Incrementar la productividad laboral es una de las tareas pendientes que tiene Colombia. Mejorar factores como los altos costos laborales no salariales, la informalidad y la existencia de barreras que impiden el acceso al mercado laboral, entre otros.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

Desempeño laboral: un indicador relevante

Una de las áreas que sin lugar a duda es la que más impacta la productividad y la competitividad de un país es el desempeño de su fuerza laboral, ya que este incide directamente en los resultados del aparato productivo y, por ende, en el bienestar de su población. Aunque desde el sector público y privado se viene trabajando en mejorar este indicador, Colombia aún se encuentra por debajo en comparación con la mayoría de los países de la región.

Según el Informe Nacional de Competitividad 2017 – 2018, entre dichos factores se encuentran las inflexibilidades asociadas a los costos laborales no salariales, las asimetrías de información relacionadas con el no uso o desconocimiento de mecanismos formales de contratación y la inexistencia de un sistema nacional de certificación de competencias laborales.

De hecho, en Colombia los impuestos y las contribuciones laborales a cargo de las empresas representan el 18,6% de sus utilidades, lo que supera con creces el promedio de lo que contribuye el sector privado en la región, ya que países como Chile y Perú, por ejemplo, tienen cifras del 4% y 11%, respectivamente, de acuerdo con el Foro Económico Mundial.

En cuanto a los niveles de informalidad, si bien se han reducido en los últimos años, aún se estiman entre el 58,1% y el 66,7%, según la medición que se tenga en cuenta.

infografico-sitio

Por eso, si Colombia quiere mejorar su productividad laboral debe hacer una serie de cambios. Entre las recomendaciones que hace el Consejo Privado de Competitividad (CPC) en esta área se encuentra:

  • La reducción de los costos laborales no salariales asociados a la contratación formal, por eso esta institución llama la atención sobre la ampliación de la jornada nocturna y el pago por maternidad.
  • “Estas medidas podrían impactar la generación de empleo y, por esa vía, la tasa de desempleo, los ingresos totales de los trabajadores y la informalidad, neutralizando, en parte, los efectos de la Ley 1607 de 2012 (Reforma tributaria)”, subraya el Consejo.
  • Esta institución también recomienda la disminución de aquellos costos relacionados con el periodo de prueba, las incapacidades, los aprendices SENA, y los dominicales y festivos.  Así como los sobrecostos de rubros como pensiones, cesantías y parafiscales, que incrementan entre el 39% y el 52% el salario de un trabajador formal en Colombia.

“En un escenario de transformación acelerada de la economía, como el que plantea la denominada Cuarta Revolución Industrial, en donde muchos trabajos son susceptibles de ser reemplazado por procesos mecanizados y automatizados, dificultar la contratación formal por parte de las empresas podría exacerbar las dificultades de algunas personas para emplearse y desencadenar problemáticas sociales de dimensiones insospechadas”, advierte el Informe Nacional de Competitividad 2017 – 2018.

Otra recomendación del CPC es que el Ministerio de Trabajo avance en una serie de acciones definidas por el Conpes de Política de Desarrollo Productivo (PDP) para incrementar la productividad de los sectores económicos que se determinen en el marco de esta.

Entre las acciones que describe dicho Conpes se destacan la elaboración de una metodología para identificar las brechas de capital humano, su aplicación a nivel territorial por medio de la Red Ormet y las comisiones regionales de competitividad, y el diseño de cualificaciones, conforme a las demandas de las apuestas priorizadas.

“Es determinante que las compañías cuenten con un capital humano pertinente y competitivo. En Colombia, no solo la productividad laboral es baja, sino que cerca del 50% de los empresarios del país tienen dificultades para llenar sus vacantes, entre otras cosas, por la falta de competencias genéricas y específicas de los aspirantes”, subraya Rosario Córdoba, presidente del CPC.

También se debe avanzar en el establecimiento de estrategias para reducir las barreras que impiden el acceso al mercado laboral. Para el CPC, estas tienen que ir más allá de enfocarse en grupos etarios o por género, como se ha hecho tradicionalmente, y se deben identificar los factores que afectan la empleabilidad de cada individuo y la capacidad de las organizaciones de conseguir el talento humano que necesitan.

infografico-sitio

El Informe Nacional de Competitividad 2017–2018 propone, para mejorar la productividad laboral en Colombia, disminuir costos en la contratación, mejorar las competencias laborales y reducir barreras de ingreso al mercado laboral entre otras.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos