Skip to main content

La capacidad que tienen las mujeres para comunicar, construir redes, organizar equipos ganadores y orientarlos al logro son algunas de las ventajas de su estilo de liderazgo, aunque no se puede desconocer, que aún se deben cerrar brechas que las retrasan en su camino al éxito laboral y personal.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.


Contenido del artículo

- 7 características del liderazgo femenino
- Qué diferencias hay entre empresas lideradas por mujeres y por hombres
- Impulsar el crecimiento de las empresas dirigidas por mujeres


Según el Global Entrepreneurship Monitor del 2018, en Colombia, cerca del 17% de las mujeres económicamente activas se encuentra en una etapa temprana de su actividad emprendedora, bien sea planeando cómo iniciar un negocio o en los primeros tres años de su iniciativa. En el caso de los hombres, la tasa es cercana al 25%. El estudio evidenció la necesidad de impulsar el emprendimiento femenino, en la medida en que en la evaluación del 2018 por cada 10 hombres emprendedores hay apenas 7.2 mujeres.

Del mismo modo, el reporte “Women´s Entrepreneurship 2016/2017”, del GEM, señala que en gran medida las mujeres que deciden emprender lo hacen con el ánimo de crear una oportunidad de trabajo e ingreso para ellas mismas, lo que está relacionado con su necesidad de hallar un balance entre la vida privada y la vida laboral.

Con respecto a la innovación, el estudio revela que las mujeres son propensas a innovar, es decir, a ofrecer nuevos productos o servicios a sus clientes a partir de las especificaciones de cada mercado. No obstante, aún son minoría las que hacen esta apuesta. En América Latina y el Caribe las mujeres emprendedoras e innovadoras solo llegan al 24%, frente al 38% de las emprendedoras norteamericanas que representan el porcentaje más alto a nivel global.

Por sectores, la presencia de las mujeres emprendedoras es mayor en el sector de retail con un 63% en la misma región del continente. A este sector le sigue el de gobierno, salud, educación y servicios sociales con 13%; manufactura y transporte con 10%; finanzas con 8%; agricultura y minería con 4%, y tecnologías de la información y las comunicaciones con 2%.

Cifras de mujeres emprendedoras por sectores en América Latina y el Caribe

7 características del liderazgo femenino

La discusión sobre el rol de las mujeres en las organizaciones pone sobre la mesa la pregunta sobre si existe un estilo de liderazgo femenino que se diferencie del masculino en las empresas, así como los beneficios y los prejuicios a los que se enfrentan. Hay un consenso con respecto a que, efectivamente, ambos grupos hacen aportes diferentes al negocio que pueden contribuir a su crecimiento.

Carolina Palacios, líder de la multinacional BCW para Sudamérica que le apuesta al liderazgo de las mujeres, explica que “cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Algo que debemos resaltar del empoderamiento femenino es la habilidad con que las mujeres lideran escenarios de poder. Necesitamos orientar nuestra mirada hacia esas cualidades para fomentar mayor participación femenina en todos estos espacios”.

Pero, ¿cuáles son las características de ese liderazgo? Luz Marina Ferro, profesora de la Universidad de los Andes con doctorado en emprendimiento de la Universidad de Quebec (Canadá), explica que las mujeres tienen competencias únicas que resultan positivas para su trabajo y para ascender en el ámbito profesional. Estas son:

7 características del estilo de liderazgo de las mujeres

Qué diferencias hay entre empresas lideradas por mujeres y por hombres

Teniendo en cuenta que sí existe un liderazgo femenino, es posible determinar la incidencia que tienen las mujeres en posiciones de poder en comparación con el rol que pueden ejercer los hombres, quienes tienen otras habilidades y, por lo tanto, producen otros resultados o desarrollan otras metodologías para cumplir con los indicadores.

Para Luz Marina Ferro, estas diferencias se pueden clasificar en los siguientes aspectos:

  • Las mujeres crean buenos ambientes de trabajo y un clima organizacional sano, lo que no significa que los hombres no lo hagan, sino que su estilo de gestión es diferente.
  • Las mujeres, con el tiempo, desarrollan la habilidad de promover el trabajo colaborativo, lo que se convierte en una forma de construir su legitimidad en el entorno laboral.
  • Los hombres tienden a orientarse más rápidamente a la internacionalización, que de alguna manera es riesgosa, las mujeres lo hacen cuando ya han tenido experiencias internacionales y construido redes que les permiten avanzar mejor en otros mercados. Esto depende de las competencias que cada una ha adquirido: las mujeres que no tienen esas experiencias internacionales o redes construidas tienden a dejar la internacionalización de sus negocios para una etapa posterior.

 

Por otro lado, el reporte “Women´s Entrepreneurship 2016/2017”, del Global Entrepreneurship Monitor, aclara que, en términos de innovación, las mujeres no solo registran mayores niveles, sino que son un 60% más propensas a reconocer que sus productos o servicios realmente son innovadores.

 

¿Cuál es el valor de las mujeres en las juntas directivas?
¡Conoce más aquí!

 

Impulsar el crecimiento de las empresas dirigidas por mujeres

No es un mito que las mujeres tienen mayores dificultades para posicionarse como líderes en las empresas porque existen estereotipos con respecto a cómo deberían actuar y ellas mismas, en ocasiones, tampoco reconocen ni sus habilidades ni las batallas que deben dar en los negocios para posicionarse.

La docente y doctora Luz Marina Ferro, comenta que estos son algunos de los paradigmas que deben superarse para que las mujeres tengan las mismas posibilidades de crecimiento:

  • “Las mujeres son débiles”: por esa razón, cuando las mujeres demuestran su carácter, se les dice que se están saliendo del rol o las expectativas que se tienen de ellas como mujeres.
  • Los altos estándares de exigencia: muchas mujeres se ven forzadas a trabajar el doble para demostrar que merecen el reconocimiento y están capacitadas para el liderazgo.
  • “Las mujeres con familias no quieren crecer”: en realidad, quienes son madres desean un balance de vida que les permita ser productivas y continuar creciendo, pero en modelos laborales más flexibles.

 

Haz clic aquí y conoce cómo son los resultados financieros de empresas lideradas por mujeres

“Cuando en los hogares se genera una repartición de cargas más equitativa entre hombres y mujeres, ellas se sienten más libres o confiadas de avanzar. Muchas mujeres, incluso, tienen parejas que las apoyan y las empoderan. Este factor puede ser vital para que las mujeres fortalezcan su liderazgo en el trabajo”, concluye la doctora en emprendimiento Luz Marina Ferro.

Temas clave:

¿Te pareció útil este contenido?

Inscribirme

Suscríbete a nuestro boletín

1. Mantente actualizado con información semanal.
2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

Descúbrelos
${loading}