Los contadores cambian de perfil

La implementación de las NIIF ha significado una serie de cambios y desafíos para los contadores públicos, porque este escenario les exige nuevas competencias, internacionalizar la profesión y asumir un rol diferente dentro de las organizaciones.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable..

Un camino con aprendizajes

 

El proceso de convergencia que Colombia ha adelantado para adoptar las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) o IFRS por su sigla en inglés, ha sido un camino con muchos aprendizajes para todos los que han trabajado en el tema, como: normalizadores, preparadores, revisores y supervisores, así lo afirma Alexandra Peñuela Cuesto, Directora Técnica del Instituto Nacional de Contadores Públicos (INCP).

 

 
 

Un camino con aprendizajes

“Se han presentado aciertos y desaciertos en el proceso, pero dentro de los grandes beneficios a la hora de hacer un balance, es que las NIIF han ayudado a incrementar la transparencia de las prácticas contables, lo que nos vuelve más competitivos en los mercados internacionales y genera más confianza a los inversionistas extranjeros”, afirma.

Capacitación y actualización continua
  • De acuerdo con Peñuela Cuesto, este proceso también ha implicado una serie de cambios para los contadores públicos porque han tenido que actualizarse y capacitarse continuamente, con el fin de interpretar la norma y contar con elementos técnicos suficientes a la hora de aplicar su juicio profesional en las operaciones que se están abordando.

    En ese orden de ideas, este profesional ya no maneja una contabilidad tributaria, sino que las nuevas competencias que ha adquirido le permiten desarrollar una contabilidad para la toma de decisiones e involucrarse de manera estratégica en las compañías.

    “A los contadores que se han preparado, se les han abierto nuevas oportunidades. Al tener conocimientos sólidos y experiencia importante en la aplicación de marcos normativos de referencia global no solo pueden laborar en Colombia, sino a nivel mundial”, explica.

     
     

    Capacitación y actualización continua

    Adopción de cambios  

    También, han tenido que adaptar los cambios que los normalizadores y supervisores realizan a la norma, para que esta quede ajustada a los “casos colombianos”, que en ocasiones no concuerdan con el objetivo de las NIIF de referencia.

    Encontrar programas de capacitación idóneos tampoco ha sido fácil, puesto que la oferta sobre el tema no siempre cumple con lo que exigen los estándares internacionales. “Sigue existiendo un boom de cursos, diplomados y seminarios de entidades y personas naturales que dicen saber de la norma, pero que no cumplen con las expectativas de aprendizaje que se requiere de la misma, lo que ha dejado mensajes errados en su interpretación”, asegura.

    Además, anota que en los más de 200 programas de contaduría pública que hay en el país, solo un porcentaje reducido de instituciones incorpora las NIIF y, en algunos de los casos, se dictan con personal poco capacitado en la materia. Esto dificulta que los profesionales logren un correcto desarrollo de su juicio profesional y obtengan las habilidades que se requieren para la preparación de estados financieros bajo la nueva normatividad.

    Al lado de la construcción
  • Al ser las NIIF un marco normativo global, las certificaciones cobran especial relevancia. Para Peñuela Cuesto, los contadores tienen el gran reto de internacionalizar la profesión y aprender de quienes son referentes en materia contable y financiera.

    “Las certificaciones internacionales cumplen un papel importante, ya que es uno de los mecanismos para estar actualizado en la norma, pero estas no pueden ser tomadas una sola vez en la vida, sino que la formación debe ser constante, ya que las normas son dinámicas y cambian con frecuencia. El INCP cuenta con una alianza internacional (Registred Learning Partner) con la Association of Chartered Certified Accountants (ACCA) en NIIF Plenas, NIIF Pymes y en Normas Internacionales de Auditoría (NIA), con el fin de que nuestros asociados fortalezcan sus competencias técnicas en la materia”, destaca.

    Inglés para contadores  

    La implementación de las NIIF también les ha exigido a los contadores el manejo del inglés como segunda lengua y, aunque todavía es una asignatura pendiente en un buen número de profesionales, cada vez existen más contadores públicos bilingües. Aquí también las universidades tienen un reto, por eso Peñuela Cuesto hace un llamado para que estas incluyan en su pensum materias en inglés y tengan dentro de sus exigencias académicas para obtener el título profesional, el dominio de un segundo idioma.
     
    “Las habilidades de los profesionales en el siglo XXI no contemplan solo las habilidades básicas (lectura, escritura, expresión oral y capacidad de escuchar), sino las habilidades globales (tecnológicas y bilingüismo).  A esto no puede ser ajena la profesión contable”, concluye.

    ¡Comparte esta información en redes sociales!

    Enlace para Facebook Enlace para Twitter Enlace para Linkedin

    Si quieres informarte sobre más temas de interés para las pyme, visita las últimas ediciones de Entorno Pyme.

    Chatea con nosotros

    Déjanos ayudarte a encontrar lo que buscas

    Llámanos

    Nuestras líneas están esperándote

    Déjanos llamarte

    Nos encantaría hablar contigo

    Visítanos

    Busca nuestro próximo lugar de encuentro