Cambio de rumbo

Todo parece indicar que el panorama para la industria colombiana puede mejorar durante este segundo semestre del año. Factores como el incremento en la compra de insumos, tasa de interés a la baja y la moderación de la inflación podrían contribuir a la normalización de los resultados de las empresas manufactureras.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pyme. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pyme el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

Esperanza para el segundo semestre

Desde hace algunos meses, viene en aumento la adquisición de materias primas importadas por parte de la industria lo que lleva a suponer que este sector empieza a tener una mejor dinámica. Así lo afirma Juan Esteban Carranza, director del Centro de Estudios de Industria del Banco de la República.

De acuerdo con Carranza, los estudios del Banco dan cuenta de que el segundo semestre será un poco mejor que el primero cuando el sector tuvo resultados en rojo y se espera una recuperación de la producción industrial, sin embargo, hace la salvedad de que esta será lenta, acorde al comportamiento que ha tenido el sector en los últimos años.

“La producción industrial es muy robusta, en el sentido que no crece mucho en ninguna parte del mundo. Cuando se da un estancamiento relativo de la producción en el ámbito global, Colombia no es ajena a este fenómeno, al igual que lo que le ocurre a otras economías de la región como México, Perú, Chile”, explica.

Lejos de la recesión

Carranza es enfático en afirmar que, contrario a lo que han dicho algunos analistas, no existe ninguna posibilidad de que se presente una recesión industrial, pues no hay evidencia alguna de que vaya a registrarse una caída en la producción en el futuro cercano.

Esta visión coincide con la de Natalia Molina Arango, de la Dirección de Estrategia de Clientes Pyme y Gobierno en Red de Bancolombia, quien explica que para este segundo semestre de 2017 se espera una leve recuperación del sector, debido a la moderación de la inflación, la caída de la tasa de interés y al incremento en el consumo de los hogares.

“Según Raddar, el consumo de los hogares creció un 0,2% en junio del presente año, después de varios meses con comportamiento negativo, este es otro indicador de que la economía del país está empezando a normalizarse, lo que genera un impacto directo en el comportamiento del sector industrial”, señala Molina Arango.

Los afectados

Algunos empresarios también son positivos frente a los meses venideros. Ese es el caso de Paula Quintana, gerente administrativa y financiera de la firma caleña Mapama S.A., que produce y comercializa zapatos y marroquinería para dama bajo la marca OQ Shoes, quien espera que los ingresos de la compañía sigan creciendo, acorde con las estrategias que han implementado para aumentar las ventas.

“El primer semestre fue duro, pero tomamos medidas a tiempo y logramos crecer un 20%, respecto al mismo periodo del año anterior. Nos estamos fortaleciendo para que los momentos difíciles sean oportunidades de crecimiento. Por eso hacemos seguimiento día a día de los resultados, de esta manera nos cercioramos de que las estrategias que implementamos den sus frutos”, dice Quintana.

Sin embargo, esta empresaria también hace un llamado a los gobiernos regionales y nacionales para que creen incentivos para la pequeña y mediana empresa, pues afirma que es difícil generar rentabilidad cuando se debe responder a cambios contables, tributarios y de salud ocupacional, prácticamente al mismo tiempo.

“Hacerle frente a la reforma tributaria no fue fácil. No queríamos perjudicar al consumidor, pero tampoco que la empresa redujera sus márgenes. Al final logramos un balance, pero es muy complicado para las empresas pequeñas”, asegura.

Manufactura en cifras

Tal y como lo han vivido los empresarios, los primeros meses del año fueron sombríos para la industria. Entre enero y mayo, la producción y las ventas presentaron un decrecimiento del 0,7% y 0,9%, respectivamente, si se comparan con el mismo periodo de 2016. De acuerdo con Molina Arango, estos pobres resultados están relacionados con la debilidad que aún tiene la demanda de productos de este sector.

“El aumento acelerado que tuvo el precio del dólar, el incremento en la inflación que se dio durante 2016; situaciones de orden público como el paro camionero de 2016, el paro en Buenaventura de hace unos meses, y la volatilidad en el precio del petróleo, entre otras, fueron situaciones que generaron un impacto negativo en la economía en general del país, teniendo efectos más acentuados en el sector industrial y el comercio”, explica Molina Arango.

De hecho, entre enero y marzo de 2017 solo siete de las actividades industriales presentaron crecimiento, entre las que se sobresalieron fabricación de sustancias químicas (5,7%), industrias básicas de hierro y acero (2,9%) y la producción de papel y cartón (2%).

Con respecto al impacto que la reforma tributaria pudiese haber tenido en el flojo desempeño de la industria manufacturera, Carranza explica que el Banco de la República no ha realizado estudios técnicos sobre su efecto en el comportamiento de la demanda final, pero considera que alguna incidencia pudo tener, toda vez que el aumento del IVA significó un incremento leve de los precios de la mayor parte de los bienes manufacturados.

Actualízate

Con la Ley 1846 del 18 de julio de 2017, “por medio de la cual se modifican los artículos 160 y 161 del Código Sustantivo del Trabajo y se dictan otras disposiciones” se amplió el horario para el pago de recargo nocturno. De esta manera, los trabajadores podrán acceder al pago del recargo nocturno, a partir de las 9:00 p.m.

Conoce la Circular

¡Comparte esta información en redes sociales!

Enlace para Facebook Enlace para Twitter Enlace para Linkedin

Si quieres informarte sobre más temas de interés para las pyme, visita las últimas ediciones de Entorno Pyme.

También te puede interesar

A mover el segundo semestre

Algunos sectores como Telefonía celular, alimentos y bebidas alcohólica tuvieron ganancias en el primer semestre de 2017, el reto para el segundo es seguir manteniendo estos resultados y sumar otros sectores en los números positivos.

Mejoran las expectativas

Aunque en el primer semestre la economía colombiana tuvo síntomas de desaceleración, el panorama para la segunda mitad del año parece ser más alentador.

Chatea con nosotros

Déjanos ayudarte a encontrar lo que buscas

Llámanos

Nuestras líneas están esperándote

Déjanos llamarte

Nos encantaría hablar contigo

Visítanos

Busca nuestro próximo lugar de encuentro