Skip to main content
ico

Carbono neutralidad: más allá de la filantropía

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias27-11-2017

Por:
Paola Andrea López Vargas
Analista Agroindustria y Transformación de Insumos / Grupo Bancolombia

Carbono neutralidad: más allá de la filantropía

Los impuestos verdes se basan en la premisa de que el que contamina paga. Lo cierto, desde el punto de vista empresarial, es que no necesariamente paga el impuesto, ya que las compañías pueden compensar y generar beneficios económicos adicionales.

Impuesto al Carbono: un instrumento de gestión frente al cambio climático

Pensar que la sostenibilidad como pilar estratégico de las organizaciones es una cuestión de mero altruismo es una falacia en tiempos modernos. Colombia, un país con aspiraciones de pertenecer a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), tiene un reto grande: alcanzar crecimiento económico sostenible.

Este año el país obtuvo un logro muy importante de cara al ingreso a esta organización: fue admitido como miembro del Comité de Política Ambiental, lo que ratifica su compromiso en esta materia. Dicho resultado ha sido posible, entre otras cosas, gracias a la adopción de los denominados “impuestos verdes”, tributos que parecen tener un “apellido moderno”, pese a que su origen no lo es tanto.

En la teoría económica datan de 1920 con los planteamientos del economista Arthur Pigou, pionero del concepto de la economía del bienestar. En su tesis, Pigou sostenía que el Estado podía promover el bienestar común mediante la corrección de externalidades negativas como la contaminación, mediante instrumentos económicos (como los impuestos) que incentiven la reducción de agentes contaminantes propios de un proceso productivo.

Pago tributario

Independiente de la respuesta de las empresas, el objetivo final es uno solo: incluir los costos “invisibles” por el uso de bienes comunes, entendiendo estos bienes como aquellos que están a disposición de todos los agentes (no excluyentes), pero cuya disponibilidad es agotable, por lo que la cantidad consumida por un individuo afecta la que podría consumir otro (rivales). Si las empresas pagan el impuesto, el destino del recaudo es reinvertido por el Estado en actividades que contribuyan con la mejoría del bienestar ambiental.

En la pasada reforma tributaria, surgió en Colombia el Impuesto al Carbono, un tributo que recae sobre el uso de combustibles fósiles que sean utilizados con fines energéticos. De este modo se avanza en el cumplimiento de los compromisos adquiridos en COP21, donde el país se comprometió a reducir en un 20% las emisiones de gases efecto invernadero hacia el año 2030, aportando al control del calentamiento global, fenómeno que amenaza con aumentar la temperatura promedio en niveles indeseados. Ahora, es de tal magnitud la problemática ambiental, que según un informe científico independiente que mide las acciones de los gobiernos frente al cambio climático (Climate Action Tracker), aun cumpliendo los compromisos adquiridos, no se lograría el objetivo, que es mantener el calentamiento por debajo de los 2°C.

Calentamiento proyectado para 2100

De esta manera, las empresas como agentes relevantes en el logro de una sociedad baja en carbono están llamadas a incluir como un pilar estratégico el desarrollo de procesos productivos limpios, debido a que la internalización de esta externalidad tendrá una incidencia directa sobre los resultados en materia económica. Por ejemplo, el nivel de compromiso de una organización frente al asunto puede mejorar la valoración de activos intangibles, tales como la marca y la reputación; además de impulsar la competitividad de la organización en cuanto a la eficiencia en el manejo de los recursos y su consecuente impacto en la estructura de costos.

En suma, no actuar en un ambiente de crecientes impuestos verdes, cuando la competencia decida transformar sus procesos, podría significar para una compañía el pago de estos tributos, el deterioro de su imagen y su posición competitiva.

¿Qué significa ser carbono neutral?
  • De forma esquemática, la carbono neutralidad puede definirse así: / ¿Qué significa ser carbono neutral?

    Para una empresa llegar a ser catalogada como carbono neutral, los pasos a desarrollar serían:/

    • Medir la huella de carbono. El objetivo es realizar un inventario de los gases efecto invernadero (GEI) que se emiten durante el proceso productivo. Para esto, normas como la ISO 14064 proveen una metodología para la cuantificación y gestión de dichos inventarios; a su vez, permiten gestionar los proyectos que tengan como objetivo la reducción del impacto en GEI y finalmente, entrega un marco para verificar y certificar las declaraciones de GEI, información que resulta útil a los grupos de interés, ya que de por medio existe una verificación de todo el proceso.
    • Revisar qué proyectos pueden reducir la huella de carbono. Una vez se determina el escenario base en cuanto a emisiones, las empresas deben estudiar su proceso productivo completo al detalle, con el fin de encontrar eficiencias en el uso de los recursos y emprender proyectos que permitan minimizar los impactos. Omitir este paso y comprar bonos de carbono para mitigar el impacto, se conoce como: carbono compensado, diferente a carbono neutral.
    • Compensar el excedente comprando bonos de carbono. Posiblemente las empresas no puedan lograr por sí solas la reducción del 100% de sus emisiones, razón por la cual deben adquirir bonos de carbono, donde pagan una suma proporcional a las toneladas de CO2 que les es imposible o difícil de reducir en sus organizaciones. Estos créditos de carbono deben certificarse bajo esquemas tales como: Protocolo de Compensación Forestal (ICONTEC), Gold Standard (GS), Verified Carbon Standard (VCS) o Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), entre otros.

    ¿Qué beneficios se obtienen al ser carbono neutral?
  • El Impuesto al Carbono no se genera para los obligados que indiquen ser carbono neutral en el uso de combustibles fósiles. Es así como esta norma incluye un incentivo directo para que las compañías realicen un esfuerzo por ser parte de la solución, sin que esto ocurra por mera filantropía. Sin duda alguna, el no pago del impuesto a cambio de compensar aquellas emisiones que no fueron sujetos de reducción mediante proyectos internos resulta clave. Recordemos que el pago por el impuesto asciende a $15.000 pesos por tonelada de CO2; mientras que en los mercados de compensación, es posible obtener tarifas por tonelada de CO2 de hasta $8.000 pesos, valor de referencia que aparece en el portal de Banco2.

    De otro lado, los proyectos encaminados en reducir la huella de carbono en el interior de las organizaciones generan eficiencias. Estas pueden venir de la reducción en la cantidad de combustibles fósiles utilizados (costos), o de la implementación de proyectos de cogeneración de energía que reducen la dependencia del sistema y permiten diversificar los ingresos en caso de obtener excedentes.

    Por último, y no menos importante, definir estrategias de mercadeo que comuniquen los esfuerzos en carbono neutralidad permiten gozar de diferenciación en el mercado, lo que con el tiempo se consolida en una marca fuerte en responsabilidad ambiental, valor de compra cada vez más relevante para las nuevas generaciones. Entregar este tipo de información al consumidor final, cada vez más preocupado por problemáticas ambientales y cuya capacidad adquisitiva ha tenido un repunte en los últimos años, podría llevarlos a premiar las buenas prácticas mediante la preferencia por productos sostenibles.

    No puede perderse de vista que hay efectos que son más inmediatos que otros; lo cierto es que prepararse para el cambio climático puede parecer muy anticipado, pero sin duda estas problemáticas suponen retos para la visión de largo plazo de las compañías.

    ¿Te pareció útil este contenido?

    Continúe leyendo

    13-08-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

    Cadena de suministro: presente y tendencias a futuro

    Wenceslao García, especialista en logística y cadenas de suministro, nos comparte su visión y experiencia alrededor de las cadenas de logística y cómo deben integrarse y valorarse desde la financiación, hasta la puesta en marcha para ser eficientes, sostenibles y rentables.

    13-08-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

    Precio del petróleo se proyecta al alza

    USD58,7/barril para WTI y USD65,3/barril para Brent son las proyecciones de precio del petróleo para 2019 de nuestros especialistas. Conozca el panorama completo aquí.

    10-08-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

    Resultados positivos por dinámica de cartera de consumo y comercial

    En mayo continuamos viendo una marcada recuperación en la dinámica de cartera, donde se destaca la recuperación de la cartera comercial con una variación positiva cercana al 5% Profundice en el panorama del sector.

    Suscríbase a nuestro boletín
    Capital Inteligente

    • Para conocer
      el acontecer económico.
    • Para tomar mejores
      decisiones de inversión.
    • Para compartir
      información de valor.

    Lo más reciente

    Compartir

    Enlace para Linkedin

    ¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.