Skip to main content
ico

Liderar el propio cambio

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias26-12-2017

Por Andrea Churba
WOBI

Las preguntas sobre el futuro orientan las decisiones de hoy en el rumbo adecuado y nos preparan para responder ágil y eficazmente a las olas del cambio. En un entorno volátil e inestable, no hacer nada, o seguir haciendo lo mismo de siempre, equivale a ser arrollados. Necesitamos prepararnos y actualizar nuestras competencias a las necesidades de los nuevos escenarios.

En el contexto de innovación y cambio permanente en el cual vivimos, la conformidad con las maneras de pensar y hacer acostumbradas ya no es posible. Para adaptarse, seguir creciendo y sobrevivir, las organizaciones necesitan realizar profundos cambios, y necesitan que sus líderes se transformen a la par.

Un desafío de cambio es un baile entre la organización y los individuos que la componen. Si no cambian las personas, las organizaciones no cambian, y lo mismo ocurre en sentido contrario. Lo individual y lo cultural están profundamente imbricados, se retroalimentan entre sí y avanzan juntos en espiral. Las personas somos conformadas por la cultura del lugar en el que trabajamos y, simultáneamente, vamos conformando la nueva cultura con nuestro propio cambio.

¿Qué nuevas habilidades y destrezas demanda de nosotros un entorno incierto y volátil? Aunque no sepamos con certeza cuáles van a ser las necesidades del porvenir, es evidente que algunas de las competencias y maneras de pensar que hasta ahora nos han sido útiles pronto van a volverse obsoletas, si es que ya no lo son. Necesitamos un nuevo mindset, una inteligencia para el cambio que nos permita enfrentar no solo los desafíos del presente sino también las sucesivas olas de cambio, cada vez más veloces y disruptivas.

Podemos tomar la iniciativa y anticiparnos a lo que el futuro nos propone liderándonos a nosotros mismos para mejorar nuestras actitudes y competencias, y adquirir otras nuevas que nos habiliten a responder con creatividad, agilidad y eficacia a los vaivenes del entorno.

En primer lugar, tenemos que volvernos más perspicaces para detectar en el entorno nuevas opciones que están disponibles pero que nuestros patrones de percepción habituales, consolidados por nuestras experiencias, nuestra cultura y la de la organización, no nos dejan ver. Leer el contexto de manera pobre es como usar un GPS con un programa desactualizado: solo informa sobre los caminos angostos que estamos acostumbrados a transitar y no sobre la autopista de cuatro vías, recientemente inaugurada, que puede llevarnos rápidamente y sin escalas hacia el lugar al que queremos llegar.

Si flexibilizamos y enriquecemos nuestra percepción podremos detectar con mayor claridad las oportunidades y los riesgos y elaborar hipótesis más ajustadas sobre lo que está por venir. Al expandir la perspectiva, también podremos imaginar el futuro que deseamos y construir desde allí los pasos para alcanzarlo.

Para liderarnos hacia los resultados que buscamos es útil hacernos preguntas: ¿Qué necesitamos cambiar, mejorar o generar para avanzar en la dirección correcta? ¿Qué necesitamos hacer de manera diferente? ¿Qué nuevas actitudes y competencias demandan de nosotros los objetivos estratégicos y las incipientes estructuras de la organización? Además de los conocimientos y la pericia técnica, es muy probable que tengamos que invertir en mejorar las habilidades para persuadir y motivar a otros a que se suban al barco del cambio y remen junto con nosotros en la misma dirección.

Para que crezca algo nuevo, antes hay que desmalezar el terreno. Por eso es interesante preguntarnos qué hábitos y prácticas disfuncionales deberíamos eliminar para movernos más rápido y con mayor eficacia. Quizás tengamos que dejar de meternos en todo, soltar el ego y el control para que las personas y los equipos que lideramos puedan ganar autonomía. Tal vez tengamos que abolir un proceso de toma de decisiones demasiado burocrático que frena o paraliza las iniciativas. O quizás se trate de soltar algún objetivo en beneficio de otros más prioritarios.

No menos importante es cuestionarnos qué es importante conservar a través de los cambios y diseñar las estrategias para protegerlo. Ya se trate de prácticas probadas que seguimos considerando útiles en este contexto, de cuestiones de valores o de identidad, la falta de atención sobre lo que hay que cuidar puede levantar las barreras de resistencia en nosotros mismos y en quienes nos rodean, y sabotear el proceso de cambio.

En el camino de la transformación personal no hay recetas mágicas. Se requiere de constancia y paciencia, de permanente experimentación y ajustes, de tolerancia a la incertidumbre, a los errores y a la frustración. Como todo proceso de aprendizaje, tiene momentos dolorosos e incómodos que solo se pueden superar si nos mantenemos motivados, mirando más allá del presente la diferencia que nuestra contribución puede hacer en la construcción de la cultura y el tipo de organizaciones que anhelamos.

Andrea Churba

Fundadora y directora de la consultora Business Therapy, especializada en el desarrollo de estrategias para el crecimiento y el cambio profundo y simultáneo de los individuos y la cultura de las organizaciones.

Se desempeñó como coordinadora general de la División Empresas y Negocios de la Escuela Argentina de Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching y como asesora de gabinete para el Proyecto 911 del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Junto con su equipo acompaña a diversas empresas e instituciones en sus procesos de cambio, entre otras Techint, La Nación, Clarín, Turner, Transportadora de Gas del Perú (TGP), Compañía Operadora de Gas del Amazonas (COGA), Basf, Renault y Aeropuertos Argentina 2000. Actualmente colabora con Red Solidaria para lograr la reinserción laboral de personas en situación de calle. Es columnista de Ohlalá, del Grupo de Revistas La Nación y autora de Lidera tu propio cambio (Granica 2017).

 

 

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

14-11-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

En agosto, la cartera de créditos presentó la mayor variación desde septiembre de 2017

Agosto fue uno de los meses más importantes en los últimos dos años para los establecimientos de crédito y los bancos, porque hubo una mejora significativa en la dinámica de sus carteras en general. Conozca aquí un completo análisis de por qué se presentó esta notable mejora en las carteras de dichas entidades.

08-11-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Actualidad economica y sectorial

Proyecciones económicas de Colombia para 2020

El riesgo de mercado se materializa cuando variables como la tasa de cambio, la tasa de interés o el precio de las materias primas impactan negativamente los resultados de la compañía. De acuerdo con este concepto, conozca aquí cinco mitos comunes con relación a la gestión del riesgo del mercado.

07-11-2019/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

Certificaciones internacionales: clave para ingresar a nuevos mercados

Aunque optar por una certificación internacional no es de carácter obligatorio, se ha convertido en un requisito indispensable para ingresar a los mercados globales. Conozca cuáles son las certificaciones más importantes.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.

Complementary Content
${loading}