Skip to main content
ico

¿Qué pasa si la volatilidad de la tasa de cambio repunta?

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Opinion14-10-2017

Por Equipo de Investigaciones Económicas
Grupo Bancolombia

¿Qué pasa si la volatilidad de la tasa de cambio repunta?

Un rasgo común de las diferentes clases de activos financieros en lo que va de este año son los bajos niveles de volatilidad. Aunque el caso más visible es el de las acciones estadounidenses, cuyos índices se han valorizado con pocos sobresaltos, la tendencia también se observa en los países emergentes, incluyendo activos colombianos.

En efecto, las lecturas más recientes de volatilidad realizada para la deuda soberana tanto en dólares como en el mercado local y para la tasa de cambio USDCOP están por debajo de sus promedios de los últimos 5 años. El caso del mercado cambiario es especialmente notorio. La volatilidad realizada está hoy en 7%, cuando a mediados de año superaba el 11%, y a finales de 2016 presentaba lecturas de más de 18%. Dicho de otro modo: la variabilidad del mercado cambiario es hoy en día tan baja como la que prevalecía antes del desplome de los precios del petróleo en 2014.

Estos resultados, que en principio son solo una forma de decir que las fluctuaciones recientes de la moneda son moderadas para los estándares históricos, pueden tener implicaciones relevantes para los inversionistas. La mayor es que en este tipo de coyunturas los agentes de mercado se tornan complacientes por efecto del sesgo de la inmediatez.

Tal prejuicio consiste en que, al visualizar el rumbo que tendrá el mercado en el futuro, los agentes por lo general dan mayor peso a las observaciones más recientes. Por lo tanto, se tiende a asumir que la baja volatilidad continuará. Esto promueve un mayor apetito por riesgo, y puede dejar a muchos participantes del mercado expuestos a una súbita reversión.

Justamente por esto vale la pena recordar no solo que la volatilidad de los instrumentos financieros es cíclica. Más importante aún, la historia muestra que los periodos de bajas fluctuaciones tienden a terminar de manera abrupta, con desvalorizaciones de los activos riesgosos.

Para comprobar lo anterior, analizamos el comportamiento de la volatilidad de la tasa de cambio spot desde 2011, e identificamos las fases de baja volatilidad. A continuación, determinamos el desempeño del indicador al llegar a mínimos y luego cambiar de tendencia.

El ejercicio reveló que en el periodo analizado ha habido 7 fases de repunte en la volatilidad del USDCOP, las cuales han durado aproximadamente 104 días. Frente a los niveles que alcanzó antes de dichas fases, el aumento medio en este indicador ha sido de 5,4 pps. Además, tales episodios han coincidido con depreciación del peso. En promedio, el USDCOP ha aumentado en ellos un 4,5%.

Si trasladamos estas cifras a la situación actual, si entrásemos en una fase de ajuste alcista en la volatilidad cambiaria, este indicador podría aumentar hasta 12,5%. Simultáneamente, el USDCOP se incrementaría hasta $3.070.

Si bien es imposible definir con exactitud el momento en el que se presentaría un punto de quiebre en el ambiente de baja volatilidad que vivimos hoy, es indudable que en algún momento este llegará. Por lo tanto, resulta conveniente estar preparados ante tal eventualidad que, por cierto, nos recuerda que materia cambiaria los riesgos están sesgados al alza.

¿Te pareció útil este contenido?

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

Lo sentimos, no es posible encontrar el contenido que buscas.