Skip to main content
ico

Riesgo de mercado, de liquidez, de crédito… y climático

/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Mercado de capitales19-02-2021

Tiempo de lectura: 9 minutos

Por Maria Fernanda Díaz Trujillo
Directora de Estructuración en Mercado de Capitales
Grupo Bancolombia

Análisis de Maria Fernanda Díaz Trujillo, directora de Estructuración en Mercado de Capitales del Grupo Bancolombia sobre los riesgos de mercado, liquidez, crédito y climático.

Al inició el año nos sentamos a discutir cuáles serían las temáticas que trataremos a lo largo del 2021 en el mundo de inversiones.

Pandemia claro, y tras ella, una indiscutible atención en temas climáticos, la carrera por la meta fijada por los países en 2015 en París y el anuncio de 120 naciones y la Unión Europea sobre su objetivo de cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Es así como el retorno pasa a un segundo plano porque hay cosas más importantes qué tratar.

El cambio climático tiene unos impactos importantes sobre los modelos de negocio y como consecuencia en los flujos de capital que el sector financiero debe conocer para poderlos administrar.

En inversiones, la conversación sobre sostenibilidad inició hace años, solo que hoy es más sonora. En 2009 ya existían pautas sobre indicadores ESG como guía para la integración de factores de sostenibilidad para análisis financiero y valoración corporativa. (1)

En 2017 se publicaron recomendaciones para la revelación de información financiera asociada al clima por parte de compañías (2). Este documento fue desarrollado por la Task Force on Climate Related Financial Disclosures -TFCD-, (un organismo creado por el Financial Stability Board (3) para buscar que, de manera voluntaria, las entidades reportaran información sobre asuntos asociados al clima que pudieran usar inversionistas, prestamistas y aseguradoras para entender mejor los riesgos y poder cuantificarlos. Se reportan más de 1.500 entidades a nivel mundial que ya hoy se acogen a sus recomendaciones. (4)

En octubre del año pasado el TFCD (Task Force on Climate Related Financial Disclosures) publicó una consulta para las entidades que siguen las recomendaciones donde, entre otros temas, evidencia la evolución y los retos de la industria financiera frente a la divulgación de métricas que puedan aterrizar el impacto climático. (5)

Hay una evolución y reflexión sobre las métricas y su efectividad, y se prevé que aquellas de corte histórico no son las más adecuadas, como la medición del promedio ponderado de la intensidad de carbono generada por las entidades. Hoy se habla de la necesidad de indicadores o métricas de corte predictivo que permitan evaluar el impacto climático hacia adelante como el ITR metric -Implied Temperature Rise Associated With Investments- (6) que ya es utilizado por varios inversionistas institucionales.

Entre los retos que enfrenta la industria para la construcción y divulgación de indicadores predictivos aún están presentes:

  • Falta de transparencia y comparabilidad de la información.
  • Complejidad en el cálculo (falta de data histórica de emisiones, entre otros).
  • Idoneidad para divulgación pública.
  • Dependencia de supuestos e incertidumbre futura.

No obstante, hay actividades y avances que no pueden ser desestimados en la adopción de estándares de divulgación de los impactos climáticos por parte de la industria. Se podría afirmar que las métricas sobre los demás factores ESG (social y de gobierno corporativo) son de más fácil definición, pero bien, ese es el reto que enfrentamos en materia de clima.

Si vamos por el camino hacia cero emisiones de gas de efecto invernadero (GHG) como inversionistas, ¿qué pediríamos a nuestros deudores?, ¿qué esperaríamos de la dirección de las compañías de las que somos socios?, ¿qué deberían hacer los gestores de portafolio que administran los fondos y mandatos en los que invertimos y que están asegurando nuestras pensiones? o ¿cómo desearíamos que la aseguradora esté preparada para responder el día que tengamos siniestros?

Un administrador de portafolio hoy ya está habituado y gestiona riesgos, ya sea asociado al sistema, al mercado o a las compañías y, además, tiene herramientas para la cuantificación y mitigación de algunos de ellos.

Medidas como el VaR (Valor en riesgo) permiten a los administradores cuantificar su pérdida máxima posible asociada a cambios en los precios de los activos en los que invierten. En materia de sostenibilidad, se incorpora una medida adicional al VaR tradicional de riesgo de mercado (denominada VaR Climático) para determinar las pérdidas que los portafolios de inversión pueden experimentar como consecuencia del clima. (7)

Ya hay administradores que tienen como variable de medición de riesgo grados centígrados para evaluar el impacto de clima de sus inversiones:

Gráfica comparativa sobre incremento de temperatura implícita del reporte climático AXS 2020.

 

Le puede interesar:
> Incentivos tributarios para inversiones ambientales

> La transformación digital y la sostenibilidad: aliadas en el crecimiento empresarial
 

Solíamos decir que “el clima solo afecta a los agricultores”, sin embargo, lamento aterrizar nuestras creencias para decir que no es así citando unas pocas voces:

  • “El riesgo climático no es diversificable y afecta a todos los sectores, por ello, los inversionistas piden que se le preste especial atención”.
  • “El riesgo que el cambio climático plantea a los negocios y a los mercados financieros es real y está presente”.
  • “Los efectos del clima causarán calentamiento al planeta con consecuencias sociales y económicas cuya severidad es difícil de cuantificar al igual que el momento en que sucederán”. (2)(8)

Según la TFCD, un estudio de evaluación de modelos integrados estimó que el valor en riesgo esperado para el total de los activos financieros globales en 2016 era del 1,8% del total de estos, lo que representa USD2.5 trillones. A un nivel de confianza del 99% la cifra se incrementa al 16,9% de los activos o USD24 trillones si los negocios siguieran haciendo lo que hacen hoy. ¡Preocupante!

El 2020 fue el año en que el planeta registró las temperaturas más calientes en toda la historia (9), a pesar de los confinamientos y la reducción que ello pudo tener en las emisiones de carbono el efecto fue devastador. Si como consecuencia de cambios climáticos que no podemos prever, hay impactos económicos, sociales que no podemos cuantificar, ¿cómo seguir pensando que las acciones sobre clima pueden esperar o son de largo plazo?

 

Comillas

Eduquémonos en las tendencias que en materia de sostenibilidad se están imponiendo en el mundo; al menos, tenemos la posibilidad de guiarnos por los aprendizajes de los mercados desarrollados y acogernos a la evolución de su experiencia. Eduquémonos porque dichas tendencias exigen innovación urgente y adaptación, no solo desde la industria financiera, no solo voluntaria y no solo de los grandes actores. Es imperante producir resultados materiales en las decisiones regulatorias, corporativas, de los negocios, en las de inversión, financiación y seguros en cuanto al clima.

Maria Fernanda Díaz Trujillo, directora de Estructura en Mercado de Capitales
 

En la industria financiera, entidades bancarias y de financiación, aseguradoras, fondos de pensión, inversionistas privados y públicos y emisores, tendremos que empezar a acoger con ritmo, (y pronto) estándares para medir y entender los impactos climáticos de las compañías que financiamos, en las que invertimos y aseguramos, demandando una transición y mejora en sus indicadores futuros con relación al clima.

Es cierto que no tenemos hoy resueltos todos los efectos de la transición energética; las industrias tendrían que empezar desde el comienzo para lograr una huella cero en sus emisiones. La transición no se puede dar en un solo paso pues acarrearía consecuencias económicas devastadoras, pero no por ello estamos en posición de perder días en reorientar las decisiones que generen los cambios que se necesitan para llegar a las metas en materia climática.

 

Referencias:


  1. EFFAS The European Federation of Financial Analysts Societies.
  2. Final Report. Recommendations of the Task Force on Climate-related Financial Disclosures. TFCD.
  3. https://www.fsb.org/
  4. https://www.fsb.org/2020/10/2020-status-report-task-force-on-climate-related-financial-disclosures/
  5. Task Force on Climate-related Financial Disclosures. Forward-Looking Financial Sector Metrics Consultation. October, 2020.
  6. The ITR metric is expressed in a single temperature unit or range that is comparable to widely understood potential climate outcomes.
  7. Climate VaR aims to assess potential financial sensitivity to climate-related risks and opportunities, with an output expressed as a numeric value or range in a selected currency.
  8. Michael Bloomberg Letter to Financial Stability Board CEO. June 15, 2017.
  9. NASA “Continuing the planet’s long-term warming trend, the year’s globally averaged temperature was 1.84 degrees Fahrenheit (1.02 degrees Celsius) warmer than the baseline 1951-1980 mean, according to scientists at NASA’s Goddard Institute for Space Studies (GISS) in New York. 2020 edged out 2016 by a very small amount, within the margin of error of the analysis, making the years effectively tied for the warmest year on record.” https://www.nasa.gov/press-release/2020-tied-for-warmest-year-on-record-nasa-analysis-shows

¿Te pareció útil este contenido?

Continúe leyendo

10-12-2020/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Tendencias

[Foro virtual] ¿Están sus inversiones solo en Colombia?

Los inversionistas en Latinoamérica mantienen solo un 2% del portafolio total en el exterior y el resto de los activos en su país de origen. Sin embargo, la recomendación de los expertos para el próximo año (dependiendo del nivel de riesgo del cliente) es invertir entre 15% y 48% en el exterior. Entérese aquí por qué debe dejar de concentrar sus inversiones solo en el mercado local.

11-12-2020/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Mercado de capitales

¿Son mejores los bonos en UVR que los de IPC?

Las razones para preferir un tipo de bono sobre otro son diversas. Algunos inversionistas piensan que es mejor comprar bonos UVR, porque conservan su poder adquisitivo a lo largo del tiempo. Otros, sin embargo, prefieren los bonos en IPC porque sus cupones se ven mucho más atractivos. En este artículo evaluaremos cuál de las dos alternativas es mejor desde la perspectiva del valor económico.

15-02-2021/Bancolombia/Categoria Capital Inteligente/Mercado de capitales

[Podcast] 5 Minutos: análisis de la actualidad económica

Bienvenidos a nuestros 5 minutos del 15 de febrero de 2021, el podcast de análisis de la actualidad económica, de la dirección de Estructuración en Mercado de Capitales de Bancolombia.

Suscríbase a nuestro boletín
Capital Inteligente

  • Para conocer
    el acontecer económico.
  • Para tomar mejores
    decisiones de inversión.
  • Para compartir
    información de valor.

Lo más reciente

Compartir

Enlace para Linkedin

¿No es lo que buscaba? Conozca otros artículos de interés.

Complementary Content
${loading}