Bancolombia pronostica un crecimiento económico de 3,3% en 2020

Resumen:

Bancolombia publicó hoy su informe de proyecciones económicas para 2020, en el cual se plasma su visión acerca del comportamiento previsto para los principales indicadores macroeconómicos de Colombia.

  • El comercio, los servicios y el sector financiero mantendrán su dinamismo, mientras que la industria y la construcción se acelerarán.
  • Los vientos en contra globales y el déficit externo harán improbable una recuperación sostenida del peso frente al dólar.
  • En contravía de la tendencia predominante a nivel global, en 2020 el Banco de la República aumentaría la tasa repo en 25 pbs.

A continuación, se resumen los puntos más importantes de esta publicación:

Entorno internacional

Las proyecciones de crecimiento a nivel global se siguen recortando para el próximo año. Estas revisiones, que cubren tanto a las economías desarrolladas como a las emergentes, implicarán que los socios comerciales de Colombia crecerán en 2020 a una tasa estimada de 1,5%, la más baja de los últimos 4 años.

A pesar de ello, creemos que EE. UU. evitará entrar en el corto plazo en recesión, por cuenta de la resiliencia del consumo privado. A esto también contribuirá que el FED seguirá recortando su tasa de referencia en lo que queda de este y el próximo año.

En cuanto al petróleo, consideramos que la cotización promedio de la referencia Brent en 2020 se ubicará en US$60. Este es un nivel inferior al promedio histórico, en la medida en la que prevalecerá una oferta abundante y una demanda débil por este producto. Este comportamiento, sumado a la expectativa para las demás materias primas, llevará a una contracción de 5% en los términos de intercambio de nuestro país.

Variables reales

Consideramos que en este momento Colombia se está acercando al pico de crecimiento en el actual ciclo de recuperación, debido a que el impulso que continuará ejerciendo la demanda interna se revertirá parcialmente por los vientos en contra globales. Así, en nuestro escenario base la variación del PIB pasará de 3,2% en 2010 a 3,3% en 2020.

El consumo interno continuará expandiéndose en 2020, ya que esperamos que los ingresos reales de los hogares permanecerán estables y que las condiciones de financiamiento seguirán siendo favorables. Por su parte, la inversión productiva dispone de un espacio adicional de crecimiento, aunque la incertidumbre tributaria puede llegar a limitar su avance.

En cuanto al desempeño sectorial para el próximo año, destacamos que la industria y la construcción se acelerarán, en tanto que actividades dedicadas a atender el mercado local, tales como el comercio, el sector financiero y los servicios, registrarán nuevamente los mayores crecimientos. También será relevante el impulso proveniente de la ejecución de obras civiles.

En el mercado laboral, anticipamos que la desocupación seguirá aumentando hasta el final del presente año, y que a partir de 2020 tenderá a converger a sus parámetros históricos. Esto implica que la tasa promedio de desempleo urbana se reduciría de 11,2% en 2019 a 10,9% en 2020.

En lo que respecta a las finanzas públicas, prevemos que el desempeño positivo del recaudo y el control de los gastos en lo que va del año permitirán el cumplimiento de la meta de déficit para el Gobierno Nacional en 2019.

Sin embargo, las perspectivas para 2020 serán desafiantes, debido a una posible reducción del recaudo neto, que se originaría en los beneficios tributarios otorgados a las empresas. Al respecto, nuestro escenario base contempla que el proyecto que sustituye a la ley de financiamiento será aprobado antes de finalizar este año sin mayores modificaciones.

Sector externo y tasa de cambio

Proyectamos que el déficit comercial de Colombia se ampliará a US$11.700 millones este año y a US$13.400 millones el próximo, como consecuencia de la debilidad en las exportaciones y un crecimiento cercano al 5% de las importaciones. En consecuencia, prevemos que el desbalance en cuenta corriente se acentuará, hasta llegar al 4,5% del PIB en 2020. No obstante, estimamos que en los años siguientes el déficit externo se corregirá levemente, por cuenta del ajuste en el exceso de gasto del sector público.

Como resultado de una posición externa más deficitaria y de los vientos en contra internacionales, creemos que resulta improbable una recuperación significativa del peso frente al dólar. En efecto, consideramos que en el corto plazo las presiones alcistas sobre la tasa de cambio continuarán vigentes. De esta manera, la tasa de cambio promedio para este año sería de $3.280 y la del próximo de $3.310, lo que supone una depreciación nominal de 10,9% y de 0,9%, respectivamente.

Inflación y tasas de interés

El balance de riesgos sobre la inflación para los meses venideros está sesgado al alza. En consecuencia, proyectamos que la inflación promedio anual pasará de 3,5% en 2019 a 3,8% en 2020. También vale la pena advertir que en el primer trimestre de 2020 pronosticamos que la variación 12 meses del IPC superará el 4%.

Las fuerzas alcistas que predominarán en el futuro próximo serán la transmisión de la depreciación de la moneda, la presión que pueden generar los mecanismos de indexación y el aumento del salario mínimo, y los choques que pueden afectar las tarifas de los servicios públicos.

Como resultado de lo anterior, y en contravía de la tendencia predominante a nivel global, nuestra perspectiva de política monetaria contempla un aumento de 25 pbs en la tasa repo en 2020, hasta 4,5%. Este movimiento tendría lugar en el segundo trimestre del año, y tendría el doble propósito de conducir la postura de política cerca de un terreno neutral y mantener bajo control las expectativas de inflación.
 

Noticias destacadas

Subscríbete a
nuestro boletín

¿Quieres conocer nuestras últimas noticias? Con un solo clic puedes tener en tu correo los comunicados oficiales de Grupo Bancolombia.